Fotografía de archivo: una administración de Leganés que, en 2013, vendió el Primer Premio de la Lotería de Navidad
Fotografía de archivo: una administración de Leganés que, en 2013, vendió el Primer Premio de la Lotería de Navidad - ÁNGEL NAVARRETE

Lotería de NavidadLos premios más emotivos de la Lotería de Navidad

Desde inmigrantes con pocos recursos económicos hasta personas que estaban a punto de ser desahuciadas: la Lotería de Navidad ha dejado historias muy humanas y difíciles olvidar

MADRIDActualizado:

Cada año, la Lotería de Navidad deja tras de sí un reguero de alegría que cambia la vida de los más afortunados: quienes logran hacerse con alguno de los premios. Correr esta suerte siempre ayuda y hace más llevadero el día a día, sin excepción. Sin embargo, a veces, la fortuna visita a personas que pasan por momentos duros, complicados, y lo que podía ser una historia simple y sin trasfondo, se convierte en otra mucho más emotiva. El verdadero milagro de la Lotería de Navidad.

Dos inmigrantes afortunados

Ejemplo de ello es la historia de Voica Cristian, un joven rumano de 30 años que llevaba tres en paro, fue uno de los agraciados con el Primer Premio de la Lotería de Navidad de 2012. Residente en Alcalá de Henares, contó a la agencia EFE que había comprado el décimo por casualidad y aseguró que le hacía «mucha falta» que la suerte se convirtiera en su aliada.

Otro inmigrante que recibió la visita de la fortuna fue Dani, quien llegó en cayuco a Canarias junto a otras 131 personas en 2006, una de «las cosas más duras del mundo». Siete años más tarde, se erigió como uno de los ganadores del Segundo Premio de la Lotería de Navidad de 2013. El galardón había caído íntegro en Granadilla de Abona, en Santa Cruz de Tenerife –su lugar de residencia–: el dueño de las gasolineras Repsol del Grupo González se había hecho con las 160 series del número 79.712 para venderlas. Dani fue uno de los compradores.

«La suerte y la vida nos ha dado una oportunidad», explicó el inmigrante africano al programa La Mañana de La 1. Dani contó que aunque estuvo trabajando un tiempo en la construcción, pero que en aquel entonces estaba en paro. «Vamos a ver si salimos adelante, sabiendo que es mucho dinero, pero a ver si nos organizamos con suerte y sin perder la cabeza», indicó.

Un hombre al borde del desahucio

La Lotería de Navidad libró a un hombre de 60 años del desahucio en 2012. Así lo confirmó Ana Lagal, propietaria de la Cafetería Albi de Baeza, donde un cliente compró un décimo correspondiente al número 76.058, agraciado con el Primer Premio del Sorteo Extraordinario de Navidad de aquel año.

En una entrevista en ABC Punto Radio, la dueña de la cafetería, explicó que un cliente habitual, que había recibido cartas de aviso del desahucio por una deuda de 3.000 euros, le pidió el número después de haberlo soñado. La responsable del establecimiento, se mostró «contenta y emocionada» por haber vendido ese décimo premiado con «El Gordo» a esta persona que tanto lo necesitaba.

Durante el sorteo, el agraciado con 400.000 euros estaba trabajando en la recolección de aceitunas, pero dejó de trabajar para celebrar el premio y pasarse por la cafetería embargado por la «felicidad». «El Gordo» fue el primer gran premio en salir del sorteo.

Otra persona que hizo de Cassandra por un día y soñó con el número premiado fue el párroco Jesús Campos, eso sí, cinco años antes, en 2007. El número 6.380 apareció en sus sueños y, como él mismo explicó a la agencia Europa Press, se decidió a comprarlo pese a que llevaba años sin jugar en este sorteo.

Familias en riesgo de exclusión

En 2014, el municipio almeriense de Bayárcal dio una vivienda y un terreno de cultivo gratis a tres familias en riesgo de exclusión. Con esta medida se quería reactivar la vida en el pueblo y evitar la desaparición del colegio más cercano a la localidad. Precisamente, al año siguiente, un grupo de alumnos de la escuela vendió 78 series del número del premio Gordo para sufragar su viaje de estudios. Dos de las recién llegadas familias les compraron cupones.

Al conocer la noticia, el alcalde de la localidad, Jacinto Navarro, expresó: «Es asombrosa la suerte, cómo reparte. Me han llamado emocionados, diciendo que Bayárcal es lo mejor que les ha pasado en la vida. Está siendo muy especial, sin duda».