Imagan de uno de los bombos de la Lotería de Navidad
Imagan de uno de los bombos de la Lotería de Navidad
Lotería de Navidad

Errores y anécdotas para recordar de la Lotería de Navidad

El día de la Lotería de Navidad, uno de los más grandes del año, ha dejado todo tipo de anécdotas por las emociones, por los triunfos inesperados pero también por la tensión del momento, especialmente la que sienten los niños de San Ildefonso

Actualizado:

LaLotería de Navidad, uno de los días grandes del año, ha dejado todo tipo de anécdotas por las emociones, por los triunfos inesperados pero también por la tensión del momento, especialmente la que sienten los niños de San Ildefonso. Divertidas muchas pero tristes también, los trescientos años de Lotería de Navidad han traído innumerables deslices y errores.

Números leídos de forma errónea, «Gordos» que no lo son, o cantidades de premios que tampoco son como cuando en 1954, uno de los pequeños de la tricentenaria institución se equivocó y cantó 10.000 pesetas para el número 4.073, pero, por suerte para el premiado o premiada el montante que le correspondía era de 200.000 pesetas, veinte veces superior. «Peor suerte» corrió en 1986, año en el que el Gordo de Lotería de Navidad nunca se cantó. Según relata la página de Loterías, la muchacha que debía cantar la cantidad se equivocó en el primero y segundo premio: los afortunados nunca lo pudieron escuchar.

Los nervios juegan malas pasadas como ocurrió en la edición de Lotería de Navidad 2006 cuando a una niña se le escapó la bola de sus manos. Producto de la tensión al no encontrar la bolita en tan fatídico momento, la joven soltó un improperio delante de toda España: «Joder, se me ha caído la bola en la planta. «¿Dónde está...? ¡Qué vergüenza! No la encuentro. No está». Finalmente apareció, escondida junto a una Flor de Pascua que reposaba a un lado de la mesa.

La joven Maguette Fall Diop difícilmente se podrá olvidar de 2014 cuando fue incapaz de cantar el número en cuestión: el 58.052: «¡Ay, no me sale!», gritó desesperada. Entre lágrimas bebió agua para tranquilizarse. Frente a lo mal que lo estaba pasando la muchacha, el público del Teatro Real le dedicó esos esfuerzos con una enorme ovación.

Con horas de antelación, centenares de personas se amontonan cada año ante las puertas del Teatro Real, donde se celebra el Sorteo de la Lotería de Navidad, esperando pacientemente a que se abran las puertas. Muchos de ellos, con la ilusión de tener los mejores disfraces de la Lotería de Navidad. Cantar un premio por error desde el propio Teatro Real ha sido otro de los deslices más comunes de cada 22 de diciembre.

Como relata EP, tras caer las bolas al bombo, y entre el júbilo del público, que pasaba de cantar cumpleaños feliz a uno de los asistentes a gritar «que toque, que toque», a las 9,15 horas daba comienzo el Sorteo de Lotería de Navidad. No había pasado ni una hora cuando todas las cámaras se congregaban en torno a una señora sentada en la tercera fila que cantó uno de los premios pero al instante se dio cuenta de que se había equivocado. Su amiga, sentada al lado, negaba con la cabeza y explicaba que el número era muy similar. Pocos minutos después, a las 10,09 horas, salía del bombo el 43.221 con un quinto premio de 60.000 euros. Un señor sentado en los palcos, al fondo de la platea, se levantaba con el décimo en la mano. Esta vez no había error, a Juan José le habían tocado 6.000 euros.