Lotería de NavidadCoches que te puedes comprar si te toca el Gordo

Deportivos, descapotables, berlinas y modelos «de capricho» a los que puedes acceder cuando el presupuesto no es un problema

MADRIDActualizado:

De ilusión también se vive. Y si la ilusión es la de tener un «coche imponente», seguramente serán muchas las personas que ya se estén gastando el premio del gordo de laLotería de Navidadincluso antes de que toque. Para ayudarles, aquí tenemos algunos de los coches que te podrías comprar en caso de ser uno de los afortunados del Gordo.

Audi R8 Spyder, el cielo por techo

Claro, ¿y por qué no un descapotable? Desde luego, con dinero fresco en el bolsillo nada mejor que darse un buen homenaje. Y como capricho, el nuevo Audi R8 Spyder es un capricho casi sin parangón. Cuesta 209.000 euros, tiene cambio automático y tracción total permanente quattro. Pero, sobre todo, presume de un súper motor de gasolina 5.2 V10 aspirado (o sin turbo) de 540 CV. Potencia más que suficiente para «volar raso» por encima de los 318 km/h.

El contrapunto es que no ofrece más que dos plazas y un pequeño maletero delantero. A favor, tomen nota: una terminación que no admite tacha, una capota de lona que abre o cierra, incluso en plena marcha (siempre que no rebasemos los 50 km/h), en una veintena de segundos, y que además presume de un excelente hermetismo, una línea de personalización capaz de hacer que no hay dos R8 Spyder iguales…

No es que el consumo de un «juguete» como éste deba ser problema, pero no está de más señalar que resulta un 10 por ciento más eficiente que su antecesor, hasta fijar un «optimista» promedio oficial de 11,7 l/100 km. Por cierto, se puede pedir con una opción que, desde un botón sobre el volante, permite modular el sonido del escape, para hacerlo más suave o más bronco, a voluntad del usuario y en todo momento.

Mercedes S500, un imprescindible

Para hacerse con el portaestandarte de la estrella hay que preparar un mínimo de 95.000 euros, aunque la factura puede saltar de forma exponencial hasta nada menos que 192.300 euros, si consideramos el tope de gama S 600 L.

Sea en la versión que sea, la Clase S es uno de esos imprescindibles de cualquier «quiniela» acertada. Se trata de un automóvil que se renueva una vez cada década y en el que el fabricante alemán vuelca todo su saber hacer. Lo hay de dos longitudes: 5,03 y 5,25 metros, esta última para viajar a todo lujo, por ejemplo con chófer al volante.

En cuanto a motores, en diésel se mueve con 258 CV, mientras que con propulsores de gasolina se puede solicitar con 333, 455 (S 500), 530 y 585 ó 630 CV, los dos últimos correspondientes a las variantes deportivas AMG. ¡Ah!, por cierto, también hay un Clase S híbrido acorde con los tiempos: es enchufable y rinde 442 CV entre sus motores de gasolina y eléctrico.

Bentley Bentayga, fiel a la moda SUV

En nuestra particular selección automovilística por aquello de si toca la lotería no podía faltar uno todocamino, ahora tan de moda. Eso sí, puestos a soñar nada mejor que el actual «rey de reyes» en la categoría SUV: el Bentayga que la firma británica Bentley (por cierto, propiedad del Grupo Volkswagen) vende desde 241.484 euros.

En breve lo habrá diésel de 435 CV, y mientras tanto se puede comprar de gasolina con motor de 608 CV, que le permite un máximo de 301 km/h. También parece posible una alternativa de gasolina algo más modesta (la citada lleva motor de 12 cilindros, pero Bentley los tiene de 8) y, casi con toda seguridad, otra híbrida.

Entre tanto, no está de más saber, por si acaso sonríe la diosa fortuna, que el enorme Bentayga sólo se vende con tracción total y cambio automático. O bien que, dentro de su «infinito» elenco de opciones podemos adquirirlo con nevera y cristalería integradas, con porta rifles de caza, con cinco plazas o configurado con cuatro asientos independientes con reglajes eléctricos, con acabado de personalización interior Liquid Amber o, de la mano de la división Mulliner, pedir un diseño interior «a medida» en el que no faltará un reloj automático «Mulliner Tourbillon by Breitling» sobre la consola, de recarga automática, fabricado a partir de una pieza de oro macizo que puede ser blanco u oro rosa, con la esfera de nácar o de ébano negro.

Ferrari GTC4Lusso, el cavallino más práctico

Un Ferrari es un sueño que no escapa ni a grandes ni a chicos. Por aquello de buscarle una vertiente algo más práctica, se nos ocurre pensar en el GTC4Lusso, a la venta desde 317.000 euros y que suma cuatro asientos, además de portón trasero que da paso a un notable maletero de 450 litros. Se ofrece con motores de 611 y 689 CV (versión GTC4Lusso T, la «T» por el turbo que adopta).

La velocidad máxima de este súper gran turismo de 4,92 metros de longitud oscila entre 320 y 335 km/h. Un ritmo trepidante que domina a base de soluciones como el cambio automático, la dirección incluso en las ruedas traseras y la tracción integral a las cuatro ruedas, éste en el caso de la versión más enérgica. Es un coche de gran calidad, a «años luz» de la que solían mostrar los modelos del cavallino rampante hasta no hace tantos años, con tecnologías (navegación táctil, suspensión de firmeza variable, diferencial electrónico E-diff para evitar derrapajes en tramos de curvas «atacados» a buena velocidad…) a la altura de los tiempos modernos.

Porsche 911 Turbo, eficaz como pocos

Hablar de Porsche equivale, casi automáticamente, a hacerlo de su icónico modelo 911. Y dentro de su gama, que ahora es turbo en todos los motores, de la versión Turbo, con mayúsculas. Y tanto: rinde la friolera de 540 CV, o bien 580 CV en el caso del todavía más exclusivo Turbo S.

Con precios comprendidos entre 200.822 y 247.927 euros, el 911 Turbo está disponible en carrocerías coupé y descapotable, o 911 Turbo Cabrio. En todos los casos, el cambio es una rapidísima transmisión automática de doble embrague PDK, con siete marchas, mientras que la tracción se encomienda a las cuatro ruedas de forma permanente.

El 911 Turbo es uno de los súper deportivos más rápidos y efectivos del panorama, sobre todo con buenas manos al volante y en circuito: no sólo acaricia un máximo de 330 km/h, sino que puede sprintar entre 0 y 100 km/h, activando la función de máxima aceleración desde parado Launch Control, en 2,9 segundos, como una rápida moto deportiva japonesa. También es uno de los automóviles con mayor calidad del mercado.