Los diez mejores locales para tomar el aperitivo en Madrid
ABC
GASTRONOMÍA

Los diez mejores locales para tomar el aperitivo en Madrid

Carlos Maribona, crítico gastronómico de ABC, recomienda a nuestros lectores diez lugares para tomar los mejores aperitivos

Actualizado:

Carlos Maribona, crítico gastronómico de ABC, recomienda a nuestros lectores diez lugares para tomar los mejores aperitivos

12345678910
  1. La Ardosa, comida con mucho encanto

    ABC

    La Ardosa lleva un siglo y medio de vida sirviendo algunos de los platos y tapas más suculentos de Madrid y con un gran encanto: antiguos toneles de vermú a granel hoy son agradables mesas sobre las que se depositan los pinchos de tortilla, cecinas de León, anchoas del Cantábrico, jamón de Manuel Maldonado de Alburquerque, chacinería de Joselito, rabas, salmorejo, bacalao al ajoarriero, cebollas rellenas de atún, fabes con calamares, tempura de verduritas...

    Calle Colón, 13

  2. Vinoteca García de la Navarra, oferta amplia y de calidad

    ABC

    A espaldas del nuevo Ayuntamiento los hermanos García de la Navarra, Pedro en la cocina y Luis al frente de la bodega, regentan esta vinoteca con una amplia barra en la que se sirven tapas y raciones tradicionales con una de las más completas ofertas de vinos de la capital, a precios más que razonables. Todo, incluido algún champán, se refleja en una gran pizarra que ocupa una pared completa. Entre sus especialidades, impecables callos, matrimonio de buena anchoa y boquerón en vinagre, cremosas croquetas de jamón ibérico o de pollo, o ensaladilla rusa.

    Calle Montalbán,3

  3. Taberna Arzábal, barra poderosa

    ABC

    Recalamos en la parte este del Retiro, en la taberna Arzábal, donde Iván Morales y Álvaro Castellanos llenan a diario sus dos locales gracias a un servicio eficaz, muy cercano, que pone al día de todas las sugerencias, que pueden ser la del vino o la caña con algún encurtido, el tapeo con los Mejillones en escabeche en su lata con patatas fritas, las alcachofas fritas o las anchoas del Cantábrico con tostadas y tomate natural. Si se prefiere, platos más contundentes, como el salteado de arroz con trufa y setas o el guiso de patatas a la importancia con níscalos.

    Calle Doctor Castelo, 2 y Menéndez Pelayo,13

  4. Álbora, trilogía de jamones Joselito

    ABC

    En pocos meses se ha convertido en un lugar imprescindible para el tapeo de calidad, en el barrio de Salamanca. En su larga y amplia barra se puede empezar con una trilogía de jamones de Joselito (de tres años diferentes, para comparar) junto a otras chacinas de esta misma marca de Guijuelo. Y luego, una larga lista de pinchos, fríos y calientes, en los que se alterna tradición y modernidad. Desde croquetas hasta un ravioli relleno de hongos en pasta brick con guacamole. Además, buena carta de vinos.

    Calle Jorge Juan, 33

  5. Docamar, las mejores bravas

    ABC

    Este bar, situado cerca de la plaza de toros de las Ventas y que cumple este año medio siglo de vida, se ha hecho célebre por sus espléndidas patatas bravas, para muchos las mejores que se pueden tomar en Madrid. La clave está en las patatas de calidad que utilizan, la forma de cortarlas, una fritura lenta para dejarlas tiernas y bien doradas, y una salsa cuyo secreto guardan celosamente. En su barra también se ofrecen raciones tradicionales: desde oreja a la plancha hasta caracoles a la madrileña.

    Calle Alcalá, 337

  6. El Cantábrico, marisquería popular

    ABC

    Es el mejor ejemplo de marisquería popular. Lleva más de sesenta años ofreciendo en sus antiguos mostradores de cinc todos los productos del mar, especialmente gambas, que consumen en grandes cantidades los clientes y que se pagan a precios asequibles. Pero también desde unos modestos bígaros hasta un buen bogavante, pasando por quisquillas, almejas, nécoras, percebes y otras varias tentaciones marinas.

    C/Padilla, número 39

  7. Viavélez, cazuelas de fabada

    ABC

    El asturiano Paco Ron es un veterano y excelente cocinero que ha convertido la amplia barra de su restaurante, a un paso del Bernabéu, en una verdadera tentación para el tapeo. Raciones bien elaboradas en las que prima la calidad de la cocina. Desde clásicos como las croquetas de jamón o de bacalao, la cazuela de fabada, las cebollas rellenas de bonito o los callos a la asturiana hasta sus peculiares mini hamburguesas «viajeras», acompañadas de cinco guarniciones. Una buena selección de vinos por copas o cervezas bien tiradas completan la estupenda impresión general.

    Calle General Perón, 10

  8. Puerta 57, una tapa en el Bernabéu

    ABC

    Todas las barras que el grupo La Máquina tiene repartidas por Madrid funcionan muy bien, pero esta, a la que se accede por la puerta 57 del estadio Bernabéu, es la mejor de todas. Entre sus principales especialidades, la ensaladilla es una de las más destacadas, lo mismo que la tortilla de patata, jugosa. El origen asturiano de los dueños se refleja en pinchos y raciones como los callos a la asturiana, las cazuelitas de fabada o los fritos de pixín.

    Calle Padre Damián s/n

  9. Cañadio, pinchos de Cantabria

    ABC

    Abierto hace sólo unos meses frente al hospital de la Princesa, Cañadío es la sucursal madrileña de un conocido establecimiento de Santander. Su propietario, Paco Quirós, ha montado un restaurante en la planta superior y, en la entrada, una amplia barra de pinchos elaborados. Como es lógico no faltan unas excelentes rabas. Tampoco conviene perderse otras especialidades como las croquetas de chorizo de Potes, las anchoas de Santoña o los estupendos buñuelos de merluza.

    Calle Conde de Peñalver, 86

  10. Casa Santoña, una de anchoas

    Esta casa tiene merecida fama por sus anchoas artesanales, sobre todo las que denominan de clase extra, con un tamaño y una calidad excepcionales, simplemente aderezadas con un chorro de aceite de oliva. Pero su oferta no se acaba ahí. En la barra hay un buen surtido, desde mojama, cecina o sardinas marinadas hasta pulpo a la gallega, boquerones en vinagre o gambas a la plancha. Dos barras bulliciosas, con mucho ambiente, aunque nos gusta más la casa primitiva, en el barrio del Niño Jesús.

    Avenida de Nazaret, 10 y Núñez de Balboa, 105