El PP llama a la oposición «sectaria» por no votar la calle a Thatcher en Madrid
Margaret Thatcher - ABC

El PP llama a la oposición «sectaria» por no votar la calle a Thatcher en Madrid

Agrio debate sobre los nombres de las calles y amenaza de denunciar al delegado de Las Artes por «llevarse el perro al despacho»

Actualizado:

La calle a Margaret Thatcher fue aprobada finalmente por el pleno del Ayuntamiento, pero sólo con los votos del PP: PSOE e IU votaron en contra, y UPyD se abstuvo. El debate enfrentó a cara de perro a Gobierno y oposición, y llevó al delegado de Las Artes, Fernando Villalonga, a afirmar: «Votaremos solos, pero somos más, y hoy mucho mejores».

La «bronca» empezó desde el principio de las intervenciones: mientras Villalonga glosaba a la política inglesa, en UPyD recordaban que no había defendido ni el estado del bienestar ni había buscado consensos en sus tiempos como líder británica. Milagros Hernández, de IU, criticó que «ni en su país se atrevieron a hacer un minuto de silencio en su memoria en el derby entre el Manchester United y el Manchester City», y recordó los «miles de pobres que dejó en sus once años de mandato».

Cuando le tocó el turno al PSOE, su concejal Patricia D'Atri recordó que Thatcher «amparó a un dictador como Pinochet», y anunció que, si llegan al gobierno del Ayuntamiento, cambiarán esta calle, y obligarán a que las futuras propuestas deban aprobarse por al menos dos tercios del total de votos.

Villalonga: «Es el momento de quitarse la careta y hablar en plata»En la defensa de su propuesta, Villalonga dijo llegado el momento de «quitarse la careta y hablar en plata», y acusó a la oposición de haber apoyado calles como las de «Lázaro Cárdenas, Ghandi, Olof Palme, Rosa Luxemburgo o Pilar Bardem». En el debate sobre qué calles son de cada «bando», llegó incluso a calificar a Tintín y Milú como «de los nuestros», en oposición a otros personajes de cómic que al parecer serían menos «afines», como Astérix.

Villalonga acusó a la oposición de «sectaria e intolerante». Jaime Lissavetzky (PSOE) le recordó que «se lleva su perro a trabajar, y eso es ilegal, y le vamos a denunciar».