alcobendas

Tres días «secuestrado» por la playstation

La pista de Daniel se perdió el pasado día 2, cuando dijo ir a ver a su abuela pero nunca llegó

M. J. Álvarez - Actualizado: Guardado en: Actualidad

«Me ha tocado el Niño», gritaba ayer, sin dejar de abrazar a su hijo, Adela en su domicilio, situado en el barrio de La Zaporra (Alcobendas). «¡Ay, Dios mío, qué alegría!», exclamaba la mujer, aferrada a su pequeño. El niño, Daniel G. M., de 10 años, salió el día 2 de su casa a la hora de comer para ir a casa de su abuela y ya no volvió.

Previamente, había llamado a su madre al trabajo para decirsélo. Su hermano mayor, que le esperaba en la otra vivienda, al ver que no acudía, avisó a su progenitoria, que denunció los hechos en comisaría.

Parte del municipio se llenó de carteles con la imagen del pequeño que, sobre las 10.30 horas, regresaba a su hogar de la mano de la madre de «su mejor amigo».

Por suerte en este caso todo ha quedado en una travesura que ha ido demasiado lejos pero que ha tenido un final feliz.

El mejor regalo de Reyes

La explicación a su desaparición la ofreció el mismo ayer. Indicó que, cuando se dirigía a casa de su abuela, se encontró con un amigo que vive a escasos metros de él. Subió al piso y estuvieron jugando a la videoconsola sin percatarse de tiempo transcurrido.

Después, engañó a los padres del crío, ya que les dijo que había llamado a su familía, que le habían dado permiso y que sabían dónde estaba.

Ayer, cuando la madre del otro niño se dió cuenta de que estaba siendo buscado, lo acompañó hasta su domicilio. Fue el mejor regalo de Reyes que tuvieron. Tanto Daniel como su hermano son adoptados y éste, el pequeño, es un «poco travieso».

.

Toda la actualidad en portada

comentarios