Galicia

Sale a la luz en Compostela un diario manuscrito de un peregrino de 1610

Este diario, obra del limosnero y capellán real Diego de Guzmán, recoge «un relato maravilloso del funcionamiento del botafumeiro»

Imagen del funcionamiento del tradicional botafumeiro
Imagen del funcionamiento del tradicional botafumeiro - MIGUEL MUÑIZ
EFE - Santiago De Compostela - Actualizado: Guardado en: Galicia

Compostela ha acogido hoy la puesta de largo, en el paraninfo de la USC, del diario inédito del peregrino Diego de Guzmán, escrito en 1610, y que ha salido a la luz gracias al trabajo del historiador Julio Vázquez, a la editorial Alvarellos y al apoyo económico de Turismo de Galicia.

Este diario manuscrito, obra del limosnero y capellán real Diego de Guzmán, recoge elementos inéditos de gran valor histórico, como cuarenta imágenes desconocidas para el público o «un relato maravilloso del funcionamiento el botafumeiro».

Así lo ha explicado el gerente de Xacobeo, Rafael Sánchez, uno de los patrocinadores de este proyecto, y se ha expresado en estos términos durante su intervención en la presentación.

También ha remarcado la importancia de este libro, que constituye una nueva crónica sobre la peregrinación a Compostela, un imprescindible para «documentar la historia del Camino de Santiago y contribuir a la consolidación de los elementos materiales e inmateriales que lo singularizan desde hace siglos». Sánchez también ha resaltado la "calidad y rigor" del trabajo realizado por el profesor Vázquez.

El autor, por su parte, ha detallado el tiempo que ha necesitado para la puesta a punto de este libro, que además se «complementa» con un resumen de este manuscrito elaborado en 1617 por el propio Guzmán para enfatizar la piedad de los monarcas, en nombre de quienes acudió a Santiago, y reforzar el contenido que allí se plasma.

Este diario resume las costumbres de los peregrinos de la época a su llegada al Monte do Gozo, así como a su llegada a la Catedral, y -según Vázquez- la peregrinación de De Guzmán, realizada en Año Santo, supuso un antes y un después, ya que los monarcas de la época, Felipe III y su esposa, fueron los primeros en enviar presentes al Apóstol, algo que repetirían los sucesivos monarcas.

Quique Alvarellos, gerente de la editorial que ha publicado el libro, ha destacado que obras como estas «son imprescindibles para la cultura pero muy poco rendibles en el mercado», por lo que no sería posible su edición de no ser por la aportación económica de los patrocinadores.

Toda la actualidad en portada

comentarios