Usuarios del transporte público olívico
Usuarios del transporte público olívico - ABC

Vigo tendrá transporte metropolitano pese al bloqueo de Caballero

Los vigueses se beneficiarán del plan de la Xunta, pero no tendrán bonificacioneses en los trayectos urbanos que ofrece Vitrasa

Actualizado:

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, no está dispuesto a dar su brazo a torcer pese a los beneficios que plantea el plan de Transporte Metropolitano diseñado por la Xunta de Galicia y al que ya se han adherido las áreas de Ferrol, Lugo, La Coruña y Santiago. La negativa del regidor olívico, sólo traducida en cifras, impide un ahorro que el gobierno gallego estima para los usuarios vigueses de 400 euros al año.

Y es precisamente en los números en los que se escuda el munícipe vigués para negar a la ciudad aquello de lo que presumen desde hace años otras urbes gallegas, algunas como Lugo, pese a compartir siglas políticas. Con todo, Vigo no se quedará fuera del programa de la administración autonómica, aunque no será al completo, puesto que no habrá bonificaciones para los trayectos urbanos que sí tendrán otros trece municipios del área.

Caballero no quiere confiar en las previsiones de la Xunta y advierte a los ayuntamientos que pondrán en marcha el proyecto que «la factura de 2016 será muy superior a la que están vendiendo». Bajo la amenaza de que «no nos pueden dejar fuera de este servicio supramunicipal porque sería inconstitucional», afirma, tajante, no estar dispuesto a firmar «un cheque en blanco».

El principal escollo parte de la aportación municipal y no por la cantidad, sino por su tope. La contribución que, como punto de partida, establece la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras fijaba un canon anual revisable de 221.580 euros, que el Ayuntamiento olívico elevaba en su contraoferta hasta los 250.000 euros como máximo. Aceptada la cifra de 260.000 puesta encima de la mesa por la titular del ramo, Ethel Vázquez, la negociación volvía a enquistarse ante el «no» de la conselleira a fijar el techo al que el alcalde condicionaba la firma. «Sería una irresponsabilidad firmar un convenio que no sabemos cuánto nos va a costar», argumenta el regidor.

Invitación, en pie

No piensa igual el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, que opina que «13 ayuntamientos —los que componen el área metropolitana del suroeste gallego— no pueden estar equivocados», y garantiza que se hará todo lo posible para que «los vecinos no se vean perjudicados por una decisión política». En la misma línea, Vázquez reclama a Caballero que «aclare lo que quiere», porque «dice por un lado que no tiene esa demanda y por otro lado le molesta que los 13 ayuntamientos y la Xunta trabajemos para implantar el transporter en el área». «No sé si está confundido fundido o está confundiendo a los demás, enredando», agrega. En todo caso, ninguno de ellos cierra la puerta a que el alcalde cambie de postura y finalmente Vigo se sume a un proyecto que busca abaratar, agilizar y fomentar la movilidad.

El segundo de los motivos que argumenta Caballero en su oposición a suscribir el plan —al que el gobierno gallego aportará 10 millones de euros— es que «no se subvencionará el transporte a usuarios que no son de la ciudad». El regidor nacido en Ponteareas se refiere a los municipios del área: Baiona, Cangas, Fornelos, Gondomar, Moaña, Mos, Nigrán, O Porriño, Pazos de Borbén, Redondela, Salceda de Caselas, Salvaterra y Soutomaior. «Nos piden que firmemos un convenio para pagar el transporte a ciudadanos de fuera de Vigo que deciden ellos si vienen o no. Es como si firmamos un convenio con Sogama para pagar la basura de Redondela», ejemplifica el alcalde, para reiterar que el dinero de las arcas municipales «es para Vigo». En este sentido, insiste en que el Ayuntamiento ya le paga 12 millones de euros a Vitrasa (empresa concesionaria) para subvencionar los viajes urbanos.

Posturas diferenciadas

La polémica se resume a una visión de área metropolitana a la que desde el principio Caballero ha preferido dar la espalda. Así, la diferencia estriba entre los municipios que entienden como positivo que los vigueses les visiten y entre quien les cierra la puerta. Mientras, los alcaldes de 13 de los ayuntamientos del área de Vigo asociados —entre ellos los socialistas de Fornelos y Salceda— siguen avanzando para activar una iniciativa que se adelanta tres meses sobre el calendario previsto. Para ello, se han comprometido a elevar este mes el convenio a los plenos municipales y someterlo a votación de cara a su implantación a partir de abril.