Un pajar de Chantada, primer paso para recuperar el cine en el rural

Un pajar de Chantada, primer paso para recuperar el cine en el rural

Actualizado:

En un juego de palabras de la cinta con la que Giuseppe Tornatore se dio a conocer mundialmente, la localidad lucense de Chantada contará con su «Cinema Palleiriso». La pretensión no es otra que la de reescribir la historia que el director italiano encarnó en 1988 en un niño cuyo único pasatiempo era ir al cine. Así, con el objetivo de facilitar a sus vecinos un lugar donde disfrutar del séptimo arte, tras el intento fallido de proyectar películas en el Auditorio recién estrenado, la Federación Gallega de Cineclubes ha dado su visto bueno a la propuesta local de restaurar un pajar.

Esta iniciativa que abre el camino para devolver el cine al rural comenzará su andadura el próximo verano, tras un año de obras, tal y como confirmaba a Ep el presidente de la Federación y del Cineclub de Orense, Manuel Precedo. «Este proyecto se enmarca perfectamente en una reivindicación del cine en el ámbito rural gallego, donde se contó con una riqueza histórica a la que las administraciones no prestan atención», señaló, para aludir al caso de Nogueira de Ramuín, pues en el pueblo de Espartedo nació Cesáreo González, propietario de una red de cines bajo el nombre de Suevia Films cuya actividad «permite que los más viejos del lugar puedan decir que vieron en su aldea a Lola Flores o a Carmen Sevilla».

Crítico ante la inacción que en este sentido ve por parte de los ayuntamientos, avanzó que el objetivo de la Federación Gallegas de Cineclubes es ampliar la red de salas de proyección «alternativas» como la de Chantada, al tiempo que se amplía el número de socios de la federación y los proyectos de creación de estas salas, como ocurre en Boiro y A Estrada.

Arranque en junio

En este sentido, Precedo detalló parte de los trabajos realizados por socios de cineclubes de toda Galicia en la restauración del pajar de Chantada, que contará con butacas procedentes de Escairón (Lugo) y cedidas por la biblioteca de Orense. Las proyecciones comenzarán probablemente en junio, con una jornada en la que se repartirá el día entre limpieza y últimos detalles y «proyecciones aportadas por los cineclubes gallegos y adecuadas a un público infantil», señaló. La alternativa que se barajará será hacer lo mismo pero en octubre.

El presidente de la Federación explicó que en la asamblea ordinaria del colectivo se incluye el balance de las cuentas y se abordarán los proyectos para 2014, entre ellos la posible incorporación de películas del Centro Galego de Artes da Imaxe (Cgai) con sede en La Coruña, a la programación de los cineclubes de las capitales.