Galicia

El improvisado disfraz de un «choqueiro» gallego

Ataviado con la primera vestimenta que aparezca en sus manos, esta típica figura de los carnavales de La Coruña, toma las calles para contagiar a todos con su humor y descaro

La calle de La Torre, en el barrio de Monte Alto, es el epicentro de los carnavales en La Coruña
La calle de La Torre, en el barrio de Monte Alto, es el epicentro de los carnavales en La Coruña - Turgalicia

Dicen que aquellos que viven con pasión los carnavales no entienden de vergüenzas ni de reparos. Sino, que se lo digan a los «choqueiros» de Galicia. Ser «choqueiro» significa vivir este festejo al más puro estilo de la desfachatez, ataviado con cualquier vestimenta, cuanto más ridícula mejor. Elaborado artesanalmente y en cuestión de minutos, un buen «choqueiro» lucirá el mayor de los disfraces improvisados, rechamante donde los haya, personal, único e irrepetible.

Y es que este personaje típico del carnaval coruñés, se caracteriza por ir vestido con un conjunto formado por las prendas más llamativas que se encuentre por los armarios de su casa.

Una vez en la calle, el «choqueiro» debe soltarse la melena, en todos los sentidos. Lo más probable es que añada a su disfraz una enorme melena de vivo color para no pasar desapercibido a nadie. Además de enfudarse en la espectacular indumentaria diseñada para la ocasión, el «choqueiro» ha de caracterizarse por su desparpajo para llamar la atención de todos, y contagiar de humor y descaro a los que se dejen caer por la calle de La Torre, epicentro de este festín, en el barrio coruñés de Monte Alto.

Tradicionalmente el choqueiro llevaban cencerros en el cinturón, llamados «chocas», de ahí su nombre. Pero de aquello, hoy, solo quedan las ganas de disfrutar del carnaval más estrafalario.

Toda la actualidad en portada

comentarios