«El Papa debe tener mucha fuerza para conducir un Cuatro Latas»
El capellán posa orgulloso con el «Cuatro Latas» que le acompaña desde hace 25 años - abc

«El Papa debe tener mucha fuerza para conducir un Cuatro Latas»

El capellán Ricardo Villaverde, cura de Palmeira, también posee un Renault 4 como el del Papa Francisco

Actualizado:

El Papa Francisco no deja de sorprender. Mostrando nuevamente su ya conocida predilección por la austeridad, ha decidido aparcar el Papamóvil por un modelo menos ostentoso. Su Santidad ha preferido optar por un automóvil que ya no se fabrica desde hace dos décadas y que en su día era autóctono de España, el Renault 4, conocido también como el «Cuatro Latas», un oportuno regalo de otro sacerdote italiano.

Este giro en la rutina papal supone un curioso paralelismo con el caso de Ricardo Villaverde, capellán en la parroquia de Palmeira, en Ribeira. Este cura de 87 años, también poseedor de un Renault 4 desde hace un cuarto de siglo, después de enterarse de la noticia aseguró estar orgulloso al saberse poseedor del mismo coche con el que el pontífice recorre las calles del Vaticano, y con la voz teñida de satisfacción suelta una lanza en favor del papa Francisco: «Se conoce que tiene unos reflejos muy buenos. A mí me parece estupendo, así disfruta de más libertad».

El coche no goza de muchas de las comodidades que hoy en día sí poseen la mayor parte de los automóviles y entre otras insuficiencias, el modelo carece de dirección asistida. Una falta que según comenta Ricardo de manera desenfadada y espontánea, se suple «con fuerza para realizar ciertas maniobras. Para conducir este coche, amigo mío, el Papa debe tener bastante fuerza».