Los 10 mejores platos de la cocina gallega

Los 10 mejores platos de la cocina gallega

Actualizado:

La gastronomía de Galicia es famosa por su calidad y su variedad. Éste es un recorrido por las mejores muestras de la cocina gallega

12345678910
  1. Lacón con grelos

    Para muchos se trata del plato estrella de la cocina gallega. Sencillo y muy apetitoso, se compone tal y como su nombre indica de lacón, grelos y patatas cocidas. También puede ir acompañado de chorizo. En sus orígenes, el lacón con grelos era un plato típico de la época de Carnaval, porque coincide con el mejor momento del año para la recogida de esta verdura. Su elaboración consiste en la cocción de todos los ingredientes.

  2. Pulpo «á feira»

    Una receta típica de los romerías gallegas, protagonizada por uno de los alimentos más famosos de la gastronomía gallega: el pulpo. La receta consiste en introducir pulpo limpio de sus vísceras en una olla de cobre donde se cuece para ablandar su carne. Tras la cocción se corta en rodajas de un centímetro de grosor aproximadamente y se sirve espolvoreado con pimentón. Se suele acompañar de «cachelos», patatas cocidas con piel y rociado de aceite de oliva.

  3. Androlla

    Típica de las provincias de Orense y Lugo y muy famosa en municipios como Viana do Bolo, la androlla es una especie de embutido relleno con carne de cerdo junto con la piel del cerdo asada y picada en trozos pequeños. Todo ello se adoba con pimentón, sal y ajo. En Galicia, además, se le suelen añadir huesos. Luego se embute en una tripa gruesa y se somete a curación y ahumado.

  4. Percebes

    Los profesionales de la cocina dicen que los percebes son uno de los platos más fáciles de preparar porque lo que cuenta es la calidad del producto. Conocidos como el tesoro del mar gallego, la elevada dificultad que presenta su captura hace de ellos un manjar que solo hay que degustar cocidos y con sal. Si se trata de un entrante, se considera que una cantidad adecuada es de 1 kilo por cada 4-5 personas.

  5. «Roxóns»

    Conocidos dependiendo de la zona como roxones, richones o chicharrones, estas típicas tiras de carne deshilachadas se elaboran con manteca y carne de cerdo prensada. Normalmente se comen a temperatura ambiente y son los reyes del tapeo en Galicia. Se recomienda acompañarlos con pan, de ahí que se hayan convertido en ingrediente de uno de los bocadillos más solicitados de la Comunidad.

  6. Filloas

    Blancas, de leche, con sangre, dulces o saladas, las filloas se suelen comer en Galicia en la época del Carnaval aunque cada vez más se hacen ya en cualquier época del año. Hechas con huevo, leche y harina, tradicionalmente se cocinaban en las «lareiras» de las casas antiguas, que tenían una parte destinada a apoyar el plato de las filloas para que estuvieran calientes mientras se hacían. Son un postre que se remontan a la época romana y que puede rellenarse con cremas dulces como membrillo, chocolate, castañas cocidas, mermelada e incluso nata.

  7. Empanada

    En cada zona de Galicia se hace una diferente, con harinas y rellenos distintos aunque las más típicas son las de atún o bacalao. También son muy solicitadas las de zamburiñas, zorza o carne e incluso las de mejillones con chorizo. Entre las más famosas, las de Orense, generalmente redondas.

  8. Pimientos de Padrón

    El refranero popular dice que «uns pican e outros non» y no se engaña. Pero el sabor de esta delicia propia de una pequeña localidad de la provincia de La Coruña llamada Herbón no disgusta a nadie. Hasta este punto de la geografía muy cercano a Padrón trajeron unos monjes desde América este producto que se ha convertido en uno de los símbolos de la Comunidad. Se comen cubiertos de sal.

  9. Cocido gallego

    Los ingredientes básicos del cocido gallego son todos los procedentes de las matanzas del cerdo. Lacón cocido y chorizo que se acompañan con garbanzos, naviza, jarrete de ternera y pezuña de cerdo. Estrella de la Feira do Cocido de Lalín, en época de carnaval se come en todos los puntos de Galicia. Es un plato tradicional aldededor del que muchas familias se sientan a la mesa.

  10. Lamprea

    La lamprea es una clase de pescado sin mandíbula característica por su cuerpo gelatinoso, cilíndrico, sin escamas y muy resbaladizo. Su peculiar sabor, que algunos ubican entre el pescado y la carne, es alabado por muchos. Y es que, pese al rechazo inicial que este curioso animal despierta en muchos comensales, en el plato se convierte en una de las delicias de la cocina gallega. Una de las formás más habituales de cocinarla es a la cazuela.