ocio

Diez restaurantes italianos al dente en Valencia

Actualizado:

Porque no hace falta viajar a Italia para conocer lo mejor de su cocina, ABC te enseña algunos restaurantes donde disfrutar de su gastronomía

12345678910
  1. Al Pomodoro

    Al Pomodoro es un restaurante de cocina italiana moderna. Su carta ofrece un amplio abanico de platos que incluye todos los clásicos de la comida de Italia: platos al horno, carnes, ensaladas, pastas y una extensa oferta de pizza con 24 clases distintas. Cada día preparan artesanalmente la masa con la que elaboran sus productos.

    El local crea una atmósfera original entre pizarras en las paredes, techos altos con vigas de madera y exposiciones de jóvenes artistas. En este restaurante cuentan con distintos menús: infantil, ejecutivo, celiaco, degustación y un menú del día por 9,90 euros.

    Al Pomodoro

  2. La Pappardella

    En este restaurante llevan saciando el apetito de los que buscan el verdadero sabor italiano en Valencia desde hace más de diez años. Es el origen del grupo Vicios italianos, como ellos dicen «su niña bonita».

    Aquí la especialidad es la pasta. En su carta ofrecen «antipasti», piadinas, ensaladas y un sinfín de variedades de «paste» preparadas según el recetario de Vincenzo. Algunas son tan originales como un toque de vodka, un golpe de curry rojo o unos frutos secos y dan a tradicionales platos italianos una nueva visión que hace de La Pappardella un lugar único.

    El local, «un edificio de principios del siglo XX a los pies del Miguelete, que mezcla arte, estilismo vintage y jazz a flor de piel».

    La Pappardella

  3. La Lambrusquería

    Local inspirado en la antigua tradición italiana de las «trattorie» (mesones), se ha convertido en uno de los restaurantes italianos de referencia en Valencia después de quince años en la ciudad.

    El dueño de La Lambusquería, Toni Campagnuolo, decidió dejar de lado la carta y los platos italianos más conocidos para empezar a hacer pastas y platos típicos de Italia. El cliente lo único que debe hacer es dejarse llevar y disfrutar de la comida mientras le sacan platos hasta que dice basta. En la actualidad son ellos mismos los que realizan las pastas desde el principio, con su propia pasta y raviolis de varios tipos: cuatro quesos, 'brasatto', berenjena, calabaza.

    La decoración y el ambiente del lugar no dejan indiferente a nadie. La fachada está cubierta de plantas, en el interior las mesas pequeñas y la luz tenue que únicamente procede de velas crean una atmósfera íntima, quizás por eso George Cloony eligió este restaurante para cenar cuando estuvo rodando en la ciudad.

    La Lambrusquería

  4. San Tommaso

    La primera frase que aparece en la web de San Tommaso es «auténtica cocina casera italiana». Ellos mismos se definen como «la pequeña Italia en el centro de Valencia». El local está situado en pleno corazón del barrio del Carmen.

    Toda la carta está en italiano y traducida al español. Aquí se pueden probar todos los platos típicos de la cocina italiana: focacce (pan de pizza), stuzzichini (aperitivos), insalate (ensalada), pasta seca, pasta fresca, risotto (arroces), gratinati (gratinados), pizze (pizza), carne y pescado. Entre sus postres destaca la «pizza di nutella», para compartir entre dos o tres personas.

    Además ofrecen un menú del día por 9,90 euros y el menú papparazzi por 8,90 euros, con el que han querido dar la nota de humor al local. Este menú solamente lo sirven los miércoles y está dedicado a la afamada pizza italiana, aunque aquí a cada una le han dado el nombre de un personaje famoso del panorama nacional como «La Esteban», «El Messi» o «La Shakira».

    San Tommaso

  5. La Cantinella

    Este restaurante lleva dando de comer a sus clientes desde hace diez años. Lo que su chef María Amodeo pretende transmitir es una cocina alejada de las nuevas tendencias al artificio en las que la forma gana terreno al fondo. Aquí apuestan por las materias primas de calidad, por la cocina italiana tradicional con toques personales de su chef que crea platos únicos.

    La Cantinella ofrece una variedad gastronómica que incluye pastas, pescados, mariscos, carnes y, de vez en cuando, pizzas, rústicos y platos de cuchara, además de multitud de postres.

    Está reconocida por todas las guías de la ciudad y puede presumir de ser uno de los pocos restaurantes premiados por la República italiana.

    La Cantinella

  6. Al Solito Posto

    En este restaurante las recetas y las materias primas italianas son las protagonistas. La pasta es una de sus especialidades, la trabajan de todas las formas y colores posibles. Desde unos spaguetti de pesto tradicional hasta unos ravioloni rellenos de calabaza con panceta, gorgonzola, un toque de nata y parmesano.

    Además de sus pastas, pizzas y demás platos típicos italianos también se puede encontrar hamburguesas o entrecote de buey. Aunque mención especial merecen sus postres caseros: tiramisú, panna cotta, la tarta de dulce de leche y plátano, y su aclamada tarta de queso «New York style».

    Pero Al Solito Posto es como una moneda, tiene doble cara. Es a la vez restaurante y «after work». Todos los días de la semana desde las 19h hasta las 21h está abierto para tomar un «aperitivo italiano» en el que solo se paga la bebida y ellos se encargan de servir sus tapas italianas.

    Al Solito Posto

  7. Cinquecento

    Cinquecento lleva ocho años sirviendo comida italiana en Valencia. Aquí la palabra innovación está a la orden del día.

    En este restaurante sirven comida italiana «moderna y conectada con los sabores del mundo». Sus pastas y pizzas son una mezcla de las mejores materias primas que combinan ingredientes diferentes, a la vez que complementarios. Su pasta rellena de Vieras y bogavante en crema picante de gambas flambeada con vodka, da buena cuenta de ello.

    En su carta buscan la sorpresa del cliente. Está en continua renovación para que el cliente siempre encuentre algo diferente que probar. Además cada semana compran productos «gourmet» distintos, para que también en Valencia se pueda probar lo mejor de la artesanía gastronómica italiana.

    Cinquecento

  8. La Torre de Babel

    La Torre de Babel es un restaurante italiano tradicional. Pan casero, pizzas artesanales, pastas frescas y lasañas caseras son sus especialidades aunque también sirven carnes, pescados y marisco. Los postres también son de elaboración propia, destaca la pizza de nutella.

    Como toque exótico, ofrecen catas de vinos y cócteles internacionales de fruta fresca que combinan perfectamente con sus platos. Además ofrecen dos menús degustación, uno por 15,50 y otro por 21,90 euros

    El local decorado en tonos azules y blancos ,y maderas claras, crea una atmósfera típica mediterránea.

    La Torre de Babel

  9. Marinetta Mia

    En Marinetta Mia combinan la tradición italiana del Sur, tomando como referencia la isla de Sicilia, y la valenciana. La mayoría de los productos que utilizan son locales pero cocinados al más puro estilo siciliano.

    En este restaurante buscan resaltar el valor añadido que supone que algo sea casero. Su especialidad son las pizzas artesanales, a las que han dado nombre de mujer, aunque en su carta también se puede encontrar una amplia variedad de «antipasti», «focaccia» y todo tipo de pastas.

    De lunes a viernes ofrecen a mediodía el «Menú Marinetta» por 10 euros que incluye un primer y un segundo plato, bebida y un café, con la opción de degustar uno de sus postres caseros por 2€ más.

    Marinetta Mia

  10. Sorsi e Morsi

    Como La Pappardella y Al Pomodoro, este es otro de los locales que pertenece al grupo Vicios italianos. El primer Sorsi e Morsi abrió sus puertas en 1996 y con el paso de los años y la experiencia adquirida desembocó en 2006 en lo que ahora es la franquicia que cuenta con dos locales en Valencia, uno en Ruzafa y el otro en el Paseo de la Alameda.

    Su cocina está basada en los platos italianos tradicionales que incluyen variaciones y combinaciones más actuales. Su especialidad es la pasta, tanto que ofrecen más de veinte platos distintos, y dentro de ésta sus «Ravioli del Sole». Aunque también hay sitio aquí para los entrantes, pizzas, piadinas y ensaladas. Los postres son «cento per cento» caseros.

    El local destacada por su estética industrial moderna, con tubos y ladrillos vistos, pero integrados en el conjunto de la decoración en la que el color blanco es el tono dominante.

    Sorsi e Morsi