Alumno de un colegio empleando una tableta como libro electrónico
Alumno de un colegio empleando una tableta como libro electrónico - abc
educación

La revolución tecnológica llega también a las aulas de la Comunidad Valenciana

Actualizado:

Un total de 3.000 alumnos de 5º y 6º de Primaria utilizarán durante este curso académico 2014-2015 tabletas electrónicas en sustitución de los libros de texto tras autorizar la Conselleria de Educación a 49 centros a participar en el programa experimental de uso de estos dispositivos.

Según ha informado la Generalitat en un comunicado, este año se triplica el número de estudiantes que el curso pasado participaron en el programa experimental, cuando 24 centros de la Comunitat --9 de Alicante, 12 de Valencia y 3 de Castellón-- con 1.000 alumnos de quinto de Primaria formaron parte de este programa.

En concreto, de los 49 centros autorizados este curso, siete pertenecen a la provincia de Castellón, 20 a la de Alicante y 22 a la de Valencia. Estos datos suponen duplicar el número de centros participantes el curso pasado.

Además del incremento de participantes, se incorporan al programa alumnos de sexto de Primaria, por lo que se da continuidad a los estudiantes de quinto que ya emplearon las tabletas el año pasado, ya que el programa ha obtenido una valoración muy positiva por parte de toda la comunidad educativa.

AHORRO ECONÓMICO

El uso de estos dispositivos electrónicos en el aula permite a las familias ahorrar en la compra de material escolar. En concreto, el hecho de que los alumnos utilicen las tabletas en el aula supone un ahorro de un 35 por ciento en la compra de material el primer año.

No obstante, el segundo año del proyecto experimental solo se tiene que asumir los costes de los materiales digitales y no la tableta, por lo que se producirá un ahorro de más de un 75 por ciento respecto al gasto medio con materiales tradicionales.

En cuanto a los beneficios pedagógicos, las tabletas son dispositivos intuitivos, que se integran de forma natural a las capacidades que los jóvenes han desarrollado a partir de otros dispositivos que siguen la misma lógica. Así, los alumnos mejoran la competencia digital, al tiempo que mejoran la competencia lingüística, al ofrecer prestaciones como la locución, que proyecta beneficios en comprensión oral.

Asimismo, aportan valor añadido al permitir reproducir música y vídeos, hacer fotografías, usar diccionario o agenda, cambiar el formato del texto o ampliar y reducir las letras.