nuevas tecnologías

Cómo evaluar la gravedad de un accidente desde tu vehículo

Un grupo de investigadores valencianos ha ideado un sistema inteligente capaz de detectar automáticamente los siniestros de tráfico

Se podrá conocer la gravedad de un accidente de tráfico desde el propio vehículo, gracias a un sistema inteligente capaz de detectar automáticamente los accidentes de tráfico y estimar su gravedad con el fin de aprovechar al máximo la efectividad y eficiencia de los equipos de emergencia.

Investigadores de la Universitat Politècnica de València (UPV) y de la Universidad de Zaragoza han ideado este sistema, llamado e-Notify, que está pensado para un escenario futuro en el que todos los vehículos incorporen tecnología de comunicación inalámbrica, aunque ya es posible adaptarlo a los actuales a través de un teléfono móvil inteligente ("smartphone"), según ha explicado a EFE el investigador del Grupo Redes de Computadores-DISCA de la UPV Juan Carlos Cano.

Mediante la conexión del vehículo con el teléfono a través de la tecnología bluetooth, E-Notify puede detectar el accidente y enviar la información a un centro de control para que éste evalúe y despliegue los efectivos que sean necesarios, ha indicado Cano, que ha explicado que, en definitiva, se trata de poder reaccionar "antes y mejor" ante un accidente de tráfico.

En la misma línea se ha manifestado uno de los miembros del Grupo Intelligent Networks and Information Technologies (iNiT) de la Universidad de Zaragoza Manuel Fogué, que ha explicado en un comunicado que e-Notify se perfila como una herramienta "de gran ayuda para gestionar la asistencia a los heridos y saber qué recursos son necesarios".

El sistema, en cuyo desarrollo se ha invertido algo más de un año y medio, hace un análisis automático tras el accidente y genera un paquete de información en el que se incluyen los datos más relevantes sobre el mismo como la localización, el número de ocupantes del vehículo y la morfología del automóvil.

«La hora de oro»

De esta manera, ha señalado Cano, es posible trabajar dentro de la llamada "golden hour" (hora de oro), el periodo de tiempo de una hora inmediatamente posterior al accidente en el que la probabilidad de supervivencia de las víctimas es mayor.

En el proyecto, los investigadores han estudiado más de 10.000 accidentes producidos durante los últimos años a partir de una base de datos de la National Highwat Safety Association (NHTSA), perteneciente al Departamento de Transporte del Gobierno de Estados Unidos, para cruzar esta información con la registrada por los sensores del vehículo, que es la que finalmente envía e-Notify a los centros de emergencia.

Algunos de los sensores utilizados para ello son los velocímetros, los sensores de lluvia, los de presión para detectar la presencia de ocupantes y los del estado de los cinturones de seguridad y airbag de cada uno de ellos, entre otros.

Además, también se utiliza información sobre el tipo de vía, como el límite de velocidad o la forma de la calzada, que puede obtenerse a través de los dispositivos GPS instalados en los teléfonos y vehículos.

La idea de utilizar los "smartphones" para instalar e-Notify surgió dado que, pese a que la mayoría de las marcas están "creando alianzas para desarrollar sistemas de comunicación vehicular propios", existen problemas como el envejecimiento del parque de vehículos o la salida al mercado de nuevos automóviles que todavía no incorporan esta tecnología.

Según Cano, con la adaptación a los teléfonos móviles se logra crear un sistema "transversal a todos los vehículos", independientemente de la gama de los mismos.

Cano ha señalado la importancia de que todas las marcas de coches permitan el acceso "transparente" a la información básica del vehículo para que el sistema funcione, ya que e-Notify necesita recoger datos sobre la aceleración, consumo, temperatura del motor o los airbags para poder hacer una evaluación exhaustiva sobre el accidente.

Los investigadores de la UPV y de la Universidad de Zaragoza validaron el prototipo de e-Notify en las instalaciones de Applus + IDIADA Automotive Research Corporation, centro que cuenta con uno de los laboratorios más avanzados del mundo para la realización de simulación de colisiones entre vehículos.

Toda la actualidad en portada

comentarios