gasto municipal

Alfaz del Pi autoriza a sus concejales comidas de 300 euros

Algunas facturas del equipo que preside el socialista Arques superan los 600 euros. En ellas, gambas o menús de 52 euros

Almuerzos a base de gambas y entrecot de ternera por un importe total de 295 euros, menús para celebrar el «Día del Cristo» con arroz de bogavante a 52 euros por cada uno de los diez asistentes, o «comidas de empresa» a 30 euros por cabeza hasta sumar 703 euros. Son algunos de los importes de las facturas presentadas por los concejales del Ayuntamiento de Alfaz del Pi, gobernado en mayoría por el Partido Socialista, que han sido aceptadas y pagadas por el interventor del Consistorio alfazino.

Se trata de dos ejemplos de una larga lista de gastos que para la oposición constituye una clara «malversación de fondos» y un uso irresponsable por parte del gobierno local de la partida destinada a la representación de los ediles. Pero el holgado margen con el que el equipo del socialista Vicente Arques maneja los gastos de representación no se ciñe exclusivamente a la mesa. Entre los abonos figura una factura de supermercado en concepto de «alimentos básicos» por 3.400 euros sin que se adjunte el ticket con la relación de productos, o cuatro noches de hotel para una compañía de teatro que, según Maite Huerta, portavoz del PP en el Ayuntamiento, deberían estar incluidas en sus emolumentos. Pese a las reiteradas peticiones por parte del PP a que se le mostraran las facturas y la negativa de los responsables socialistas, los documentos han trascendido. En gran parte, asegura la oposición, por la disconformidad de los trabajadores de la Administración local a lo que se considera un derroche en toda regla. «No puede ser que en esta población, además de los recortes sufridos, se hayan subido las basuras, el IBI o la tasa de alcantarillado y ahora aparezcan gastos de concejales que no proceden ni deberían hacerse», explica Huerta.

Así, por ejemplo, el almuerzo por importe de 295 euros presentado por Juan Carlos Casiano Gonzálbez, concejal de Fiestas y Servicios Técnicos, incluía 400 gramos de gamba cuyo precio es de 110 euros el kilo (59 euros), como entrante antes de una suprema de ave, un entrecot a la parrilla y una ración de rape a la marinera. Para acompañar las viandas se precisaba un buen vino Pago de Carraovejas a 30 euros la botella (cayeron dos). Tampoco faltó la copa de sobremesa, también dos, de Baileys, a 5.50 euros cada una.

«Una vergüenza»

Maite Huerta no duda en calificar en nombre del grupo popular de «auténtica vergüenza» el gasto que el PP considera a todas luces excesivo e injustificado. «En un momento como éste precisamente hay que dar imagen de lo contrario. Es inconcebible que en un Ayuntamiento concejales gasten tanto dinero en una comida cuando, por ejemplo, para los diputados autonómicos y los propios miembros del Consell se ha limitado el gasto en ese concepto a 20 euros», recuerda. Además, se pregunta si la opacidad en los gastos y la falta de justificantes en determinadas partidas no será un modo de compensar otras cosas. Al mismo tiempo, recuerda que los concejales están ganando 1.800 euros mensuales que salen de las arcas públicas.

Pese a las reiteradas peticiones por parte del PP para que se le mostraran las facturas y la negativa del PSOE a hacerlo, el grupo popular decidió marcharse del pleno celebrado el pasado martes.

Según Huerta, «la fiscalización a que se les está sometiendo en esta legislatura por parte de nuestro partido tiene en tensión a todo el equipo de gobierno socialista, que procura poner todas las trabas posibles para obstruir la labor que soberanamente nos han encomendados los votantes de Alfaz», explica Huerta.

Toda la actualidad en portada

comentarios