arqueología

El color negro de las pinturas Paleolítico se obtuvo con carbón y tierra con óxido

Científicos de la Universidad de Valencia han realizado la primera caracterización de pigmentos de plaquetas de la Cueva Parpalló de Gandía

Científicos de la Universitat de València han realizado la primera caracterización de pigmentos de plaquetas de la Cueva Parpalló de Gandía (Valencia) y han demostrado, mediante técnicas no destructivas, que los colores negros de las pinturas se consiguieron en el Paleolítico con carbón y tierras con óxido de manganeso.

La Cueva Parpalló de Gandía reúne una colección referente en el ámbito europeo por el volumen de material que aglutina y el amplio periodo cronológico que cubre, de más de 10.000 años, según un comunicado de la institución académica.

Los hallazgos del yacimiento prehistórico de la Cueva Parpalló, uno de los más importantes de la península, están formadas por grabados y pinturas en más de 5.000 plaquetas y muestran la expresión cultural de las poblaciones cazadoras y recolectoras del Paleolítico superior de la franja mediterránea peninsular.

Para analizar los materiales pictóricos, realizados con una paleta de colores básica (negro, rojo y amarillo), se usaron técnicas no destructivas portátiles, como la espectrometría EDXRF y la espectrocolorimetría, con el fin de evitar el deterioro de los pigmentos y de estudiar y controlar la evolución temporal de sus coordenadas cromáticas y contribuir a su conservación.

«Hemos estudiado los colores negros de las pinturas para hacer la primera caracterización y se ha puesto de manifiesto un alta proporción de motivos figurativos hechos con carbón vegetal, el uso de negros de manganeso y la ausencia de pigmentos basados en negro de hueso calcinado», según el profesor Clodoaldo Roldán del Instituto de Ciencia de los Materiales (ICMUV).

La larga secuencia temporal de la colección Parpalló es única para establecer las características del arte paleolítico del suroeste de Europa, especialmente en los períodos que corresponden al Solutrense, y ha permitido matizar la idea de una evolución lineal del arte paleolítico, al tiempo que ha contribuido a definir la importancia de estudiar los procesos culturales de carácter regional, según las fuentes.

«Los resultados obtenidos confirman que en este yacimiento se utilizaron las mismas técnicas y colorantes que se han señalado hasta ahora en los análisis de figuras parietales pintadas de la misma cronología», según Roldán.

Esta coincidencia, a su juicio, «resulta muy interesante, ya que constituye un argumento a favor de la similitud de los procedimientos empleados durante el Paleolítico en el arte mueble y en el arte parietal».

Los tipos de materia colorante empleada en las plaquetas de Parpalló se han documentado en otros conjuntos parietales de periodo premagdaleniense, como es el caso de Pech Merle (Cabrerets, Francia) o la Cueva de la Pileta (Benaojan, Málaga).

El trabajo se ha estructurado en varias fases, la primera de las cuales se realizó en 2011 con la adquisición de datos experimentales en el Museo de Prehistoria de Valencia, depositario de la colección.

A lo largo del 2012 se realizó el análisis de los datos experimentales y la elaboración de conclusiones referidas a los pigmentos negros y en la actualidad, se está haciendo el estudio de los datos experimentales correspondientes a los pigmentos rojos y amarillos.

Toda la actualidad en portada

comentarios