Mari Àngels Bresco, directora del colegio Sant Pere Claver
Mari Àngels Bresco, directora del colegio Sant Pere Claver - inés baucells

«Pensé que mi hija podía verse en esa situación y ayudé»

Actualizado:

El pasado 17 de octubre se celebró el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza. Con motivo de la fecha, la ONG de cooperación global para el desarrollo Educo hizo balance del primer mes de campaña de becas comedor lanzado en todas las comunidades autónomas de España. Educo nace de la unión entre Intervida y Educación Sin Fronteras.

Defiende los derechos de la infancia y promueve el cambio social a través del acceso a la educación de todos los niños y niñas. El pasado mes de septiembre, coincidiendo con el inicio del curso escolar, la ONG lanzó una campaña de becas comedor de ayuda a familias necesitadas de toda España, con el fin que puedan pagar las cuotas y garantizar a sus hijos almenos un plato consistente al día. La ayuda que presta Educo, que no es de la totalidad de la cuota de comedor, en la mayoría de los casos, sino de una parte, es muy beneficiosa para familias que no pueden costearse las tarifas.

La organización ha observado que la crisis económica está provocando que los ciudadanos se solidaricen más cuando se trata de ayudar a niños españoles. «Los niños, y algo tan básico como el comer, es materia sensible que afecta a las personas», afirma a ABC Mari Àngels Bresco, directora del colegio Sant Pere Claver, situado en el barrio de Poble Sec (Barcelona) y receptor de ayuda de Educo para 33 de sus alumnos. Años atrás los españoles donaban para ayuda internacional, sobre todo a África y Sudamérica, pero ahora «el foco de ayuda ha cambiado y la gente quiere ayudar al resto de españoles que está en situación difícil», asegura José María Faura, director general de Educo. Al hacer un donativo se puede elegir la comunidad autónoma receptora o permitir que la ONG lo decida en función de las necesidades.

Cataluña, en segundo lugar

Ciudadanos de todas las comunidades se han interesado en contribuir a la causa. Según Educo, Madrid ocupa el primer lugar en aportaciones, con un 32%, seguido de Cataluña con un 22%, Andalucía con un 11% y País Vasco, con un 9%. Cabe destacar que algunas personas que ayudan están pasando también una situación económica difícil y, aún así, deciden aportar una pequeña cantidad. «Hay dos cosas que mueven a los donantes: España, la situación que estamos pasando, y los niños», sostiene Faura. Según la Asociación Española de Fundraising (AERF), las situaciones que generan más sensibilidad en los españoles son la pobreza, con un 37% y la infancia, con un 33%. Desde el inicio de la crisis han aumentado los niños en situación de pobreza en España, y hoy ya suman 2,5 millones. Bresco afirma que hay mala alimentación en los niños por falta de ingresos en las familias y que «detectamos en ocasiones que el único plato consistente que comen es en el colegio, y de cena o desayuno del día siguiente ingieren solo un vaso de leche con galletas».

Los españoles, según AERF, están dispuestos a destinar más de 375 euros al año en donaciones para becas comedor. Así, los donantes con cuota fija aportan unos 32 euros mensuales, mientras que las donaciones puntuales suelen ser de unos 54 euros. «Doné porque me pareció una iniciativa bonita y necesaria. Los niños son seres indefensos que no han elegido esta situación», afirma Borja Xercavins, donante de Barcelona.

El anuncio del «Bocadillo Mágico» ha calado hondo entre los españoles y ha servido para que muchas personas decidan contribuir. «Tengo una hija de la edad de la niña del anuncio. Me impactó mucho, sobre todo al pensar que mi hija se podría ver en esa situación y supe que tenía que ayudar», reconoce María Ibáñez, también donante barcelonesa. Los requisitos para acceder a la ayuda son estrictos. Las familias tienen que demostrar que tienen muy bajos ingresos con documentación que lo acredite: declaraciones de renta, informes de asistentes sociales, hojas salariales... Además, la ONG sigue una política de total transparencia: firma un contrato con el Presidente del Consejo Escolar y pide justificación mensual a los colegios para ver en qué se destina el dinero.