La Sagrada Familia, objetivo soberanista

Actualizado:

La cadena humana reivindicativa que el próximo 11 de septiembre cruzará Cataluña dentro de los actos de celebración de la Diada podría atravesar el interior del templo expiatorio de la Sagrada Familia de Barcelona. Así se lo han propuesto sus organizadores, la Asamblea Nacional Catalana (ANC), que también prepararon la multitudinaria Diada de 2012, y que ahora ven la cadena humana como «la antesala a la independencia».

Parte de los fieles y voluntarios que colaboran desde hace años en el templo de Gaudí recibieron la noticia como un jarro de agua fría. Fue el pasado domingo día 14 tras la misa internacional que se celebra en la basílica. «El representante de los voluntarios del Arzobispado de Barcelona nos reunió en una sala y nos pidió si queríamos colaborar en la iniciativa», explica a ABC uno de los que fue invitado a participar.

La negativa, según dice, fue generalizada. «¿Pero no habrá liturgia?», «¿Será un acto exclusivamente político?», preguntaron incrédulos. El coordinador asintió sin titubeos. Acto seguido les reclamó sus DNI para formalizar su colaboración en el acto. «No vamos a consentir que la Sagrada Familia, un lugar religioso dedicado a la oración, sea un manifestódromo ni se utilice como instrumento político», denunciaron.

Esteladas en la basílica

Una de las cosas que más les preocupa, según apuntan, es que «ese día luzcan dentro de un lugar de rezo esteladas y otros símbolos políticos». Ni el Arzobispado ni el propio templo confirmaron que hayan aprobado la iniciativa, y de hecho, fuentes de la basílica aseguran que lo más probable es que su respuesta sea negativa.

Reconocieron, sin embargo, que los organizadores de la Diada tienen mucho interés dado lo emblemático del templo. Los voluntarios, por su parte, aseguran que se les comunicó como algo hecho y avanzan que pedirán al cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, que lo evite.