Fiscalía se querella contra la heredera de los Godia por fraude de 5,7 millones

La presidenta de la Fundación Godia, Liliana Godia, habría cometido 14 delitos contra la Hacienda Pública, según el escrito del fiscal

Actualizado:

La Fiscalía de Barcelona ha presentado una querella contra la presidenta de la Fundación Godia Amor al Arte, Liliana Godia, su marido, Manuel Torreblanca, y su primo Francisco Javier Amat, por presuntamente haber cometido 14 delitos contra la Hacienda Pública y haber defraudado un total de 5,7 millones de euros en declaraciones del IRPF, del IVA y del Impuesto del Patrimonio.

Liliana Godia, una de las mecenas e inversoras más influyentes de la sociedad barcelonesa, heredó una gran fortuna de su padre, el empresario y piloto de Fórmula 1 Francisco Godia, y quiso honarar su memoria con la Fundación que lleva su nombre, que expone 1.500 piezas de unas las colecciones de arte privado más importante de España.

En la querella, la fiscal Raquel Amado sostiene que Liliana Godia se sirvió entre 2007 y 2011 de varias sociedades de su propiedad para hacer "una burla sistemática" de sus obligaciones de tributar por las rentas de su capital inmobiliario, constituido fundamentalmente por la sociedad BCN Godia S.L.. Según la Fiscalía, las empresas BCN Godia S. L. -dedicada a inversiones inmobiliarias y de alquiler de viviendas y locales industriales-, Deplette S. L. y Barcel Euro S. L. pagaron a la presidenta de la Fundación Godia "gastos estrictamente personales y familiares", superiores a 1,5 millones de euros, camufándolos "como gastos propios de dichas sociedades, necesarios para el desarrollo por las mismas de su actividad económica". De esta manera, Godia obtuvo un doble beneficio ilícito. Dejó de tributar vía IRPF por sus rendimientos mobiliarios en especie y, además, sus sociedades pudieron "adelgazar" su propia carga tributaria por el IVA.

Como ejemplo, la fiscal relata que, entre 2007 y 2011, BCN Godia, Barcel Euro y Doplette SL sufragaron los gastos personales de Liliana Godia y su esposo, como el mantenimiento de sus viviendas, las retribuciones del chófer, el alquiler de aviones privados y embarcaciones -como un yate en Mallorca y un amarre en Ibiza-, así como la compra de viajes, joyas, ropa y flores y los servicios de un entrenador personal.

Cuentas en Suiza

Fiscalía también afirma que la presidenta de la Fundación Godia no sólo dejó de tributar el IRPF por sus rendimientos, sino que también "dejó torticeramennte de tributar por su cuantioso patrimonio", vía el Impuesto del Patrimonio, que estaba constituido por sus participaciones en la sociedad BCN Godia S. L., fondos de cuentas bancarias en Suiza y obras de arte ubicadas en sus viviendas.

En el año 2011, tras saberse investigada, Godia sí que reflejó los rendimientos de capital inmobliario, aunque sólo parcialmente.

Según la fiscal, el marido de Liliana Godia, Manuel Torreblanca, también se sirvió supuestamente de sociedades vinculadas a él para "burlar" sus obligaciones tributarias por las rentas percibidas entre 2007 y 2011, por los servicios prestados como consejero y administrador de diversas entidades. En cuanto al otro querellado, Francisco Javier Amat, primo de Liliana Godia, se le considera una "pieza imprescindible" para ejecutar los disntintos fraudes, ya que ejerció como dierctor de BCN Godia S. L., fue administrador de Doplette S. L. hasta 2009 y ejerció funciones de dirección en Barcel Euro S. L.