Diez restaurantes «diferentes» para comer en Castilla y León
castilla y león

Diez restaurantes «diferentes» para comer en Castilla y León

¿Planea salir a comer fuera este fin de semana? Aquí van diez propuestas para romper la rutina culinaria en esta recta final de agosto

Actualizado:

¿Planea salir a comer fuera este fin de semana? Aquí van diez propuestas para romper la rutina culinaria en esta recta final de agosto

12345678910
  1. 1) Comer como en la prehistoria

    La caza, la recolección de frutos y vegetales silvestres fueron la base de la alimentación del hombre preshistórico. Trasladar a su comensal a aquella época, aunque con un menú más elaborado -basado, fundamentalmente, en la cocina de Atapuerca- es lo que pretende el restaurante Coco Atapuerca Show, un sorprendente restaurante burgalés ambientado en los cercanos yacimientos de Atapuerca. Ubicado a seis kilómetros del casco histórico de la ciudad, es fácil de localizar, ya que el exterior del restaurante está recubierto de andamios para dar la sensación de estar frente al yacimiento de verdad, cuyo interior alberga una gran cueva.

  2. 2) Brasería Vikingos en Valladolid

    Otro viaje, pero esta vez hasta la época de las conquistas vikingas es lo que pretende esta brasería de Valladolid. Comer hasta hartarse era la filosofía de estos bárbaros a la hora de sentarse a la mesa, y es lo que pretende esta brasería vallisoletana (calle Nebrija, 15), cuyo fuerte es la carne a la brasa, y por supuesto, la cerveza. Cuenta, además, con promociones para fiestas que incluyen una tarde de paintball o de karting cerquita de la capital.

  3. 3) Sushicatessen, comer sushi al estilo occidental

    Más de 40 variedades y opciones de cocina nipona tradicional y variantes occidentalizadas como el niguiri de sepia con ali-oli, o el California Roll de Foie Mi-Cuit con cebolla crujiente y soja caramelizada son la carta de presentación de esta franquicia de origen segoviano que recientemente se ha extendido a La Rioja y Valladolid. El establecimiento suma, además, a su oferta un minimercado de comida japonesa de importación para poder disfrutar de un menú nipón en casa sin esfuerzo.

  4. 4) Un pequeño Japón en el barrio Garrido

    Hace ya unos años que Mashi, en un intento de acercar su Japón natal a Salamanca, abrió junto a su mujer Conchi el restaurante Ai. Combinar en él una caña fresquita de cerveza con un tacoyaki (verduras, pulpo y jengibre rojo) o un «Ribera de Duero» con un makisushi (un tipo de sushi con pepino macerado, boca de mar, tortilla y jenjibre) es de lo más habitual. ¡Aunque para los amantes de la bebida nipona también una amplia variedad de cervezas del país (Kririn, Sapporo, Iki...) y, por supuesto, sake! (calle Pozo Hilera, 8)

  5. 5) Cocina sefarrdí en pleno centro de Segovia

    Cerca del Acueducto segoviano se encuentra la judería, un barrio habitado por la comunidad hebrea hasta el siglo XII. Recuperar el sabor de entonces es lo que pretende el Fogón Sefardí, ubicado en un impresionante edificio del siglo XV, mención honorífica de los premios Arte y Patrimonio. Además, en sus comedores se puede disfrutar de obras de arte como los artesonados mudéjares del siglo XV, perfectamente restaurados, o los restos romanos más importantes de Segovia después de la mencionada obra civil.

  6. 6) Cena «a la romana» en la villa de La Olmeda

    ical

    Un menú estudiado y recogido de manera fiel y contrastada por estudiosos de la Historia y Arqueología es la base de «Los Fogones de Roma», los menús que prepara cada cierto tiempo la Villa Romana de La Olmeda emulando la alimentación de los habitantes de este entorno en los siglos IV y V. La cena se completa, además, con una visita nocturna guiada por el yacimiento arqueológico, que destaca por sus mosaicos, y música en directo. Este viernes será el turno del dúo soprano y guitarra con Ana Clara Vera y Alberto Garrido.

  7. 7) El Capricho, en La Bañeza

    Jiménez es un pueblecito alfarero de poco más de un millar de vecinos. En él se ubica El Capricho, un restaurante que ha sabido mantener la tradición bodeguera de la zona ( en la vega del río Jamuz se encuentra más de trescientas bodegas centenarias) y se ha especializado en carnes rojas, que el maestro asador José Gordón cocina con mimo a la parrilla con carbón de encina.

  8. 8) Taj Mahal, más de veinte años ofreciendo comida india

    Más de 20 años ligados a la auténtica cocina de la India es el aval que ofrece el restaurante Taj Mahal, en pleno corazón de Segovia. Entre sus bondades culinarias, pollo tikka, tandori, sheek kebab y pollo chat, que acompañan en su carta de platos principales como cordero, ternera, pollo, vegetarianos o arroces, etcétera.

  9. 9) Un restaurante mexicano con solera

    Habitual en las listas de los mejores restaurantes mexicanos españoles, «Las Rosas de Guadalupe» se ha hecho un hueco en una ciudad como Valladolid, con claro predomincio de la cocina castellana. Chimichanga, carnes, nopales y enchiladas son algunas de las interesantes posibilidades de la tradicional carta de este establecimiento con más de veinte años de existencia.

  10. 10) En pleno campo, a diez minutos de Soria

    No tan exótico pero sí apetecible es La casa del guarda, un acogedor restaurante en pleno monte Valonsadero, un extenso paraje natural a diez minutos de la capital soriana. ¿Su fuerte? Por supuest, su ración de torreznos y la carne a la brasa.