Antolín Sanz compareció a última hora de la noche para analizar lo sucedido
Antolín Sanz compareció a última hora de la noche para analizar lo sucedido - m.martín
política

Antolín Sanz informa a la dirección nacional del PP «para que actúen en consecuencia»

Actualizado:

«Dolido y abochornado». Así reconoció sentirse Antolín Sanz, presidente del PP de Ávila, tras lo sucedido en la tarde de este jueves en la Diputación Provincial, cuando Jesús Manuel Sánchez Cabrera decidió presentar una candidatura alternativa a la oficial y se alzó con la Presidencia de institución. En una convocatoria urgente convocada para las once de la noche, Antolín Sanz explicó que tras analizar la «grave situación» en la sede popular ya se había traslado lo ocurrido en el Pleno a las direcciones nacional y regional para que los comités de Derechos y Garantías «obraran en consecuencia», sin querer precisar si eso iba a suponer la expulsión del partido de los diputados disidentes. «Yo soy el responsable de que esto se analice con rigurosidad» y «tengo mi criterio», pero «estos órganos me merecen todo el respeto» y «no voy a adelantar acontecimientos», dijo en declaraciones recogidas por Ical.

En su comparecencia de prensa, que fue seguida por algunos diputados como José MaríaGarcía Tiemblo y Juan Pablo Martín; el ex alcalde de la capital, Miguel Ángel García Nieto o la consejera en funciones de Cultura, Alicia García, Antolín Sanz quiso dejar claro que él no sabía nada de lo que calificó como «un verdadero bochorno» que «ha hecho mucho daño al PPy a la institución provincial».

El presidente de los 'populares' insistió en que tanto él como el candidato oficial Pablo Luis Gómez mantuvieron hace unos días una reunión con todos los diputados del PP en la que «se habló de que había un equipo en mayoría que tenía que ser compacto y velar por los intereses de la provincia», un encuentro en el que «nadie planteó nada» o que hubiera malestar, subrayó. Además, minutos antes de celebrarse el Pleno explicó que todos los diputados se reunieron en el despacho del presidente para firmar la composición del grupo parlamentario, cosa que hicieron «y después se llevaron las 14 papeletas con el nombre de Pablo Luis Gómez y nadie dijo nada», insistió.

Antolín Sanz aseguró que lo que más le dolió fue que «el bochornoso espectáculo trascendiera las fronteras provinciales» y que no hubiera sabido nada antes, de manera que se enteró de la maniobra «al mismo tiempo que buena parte de la sociedad abulense», dijo. «El gran sorprendido, yo», insistió Sanz. Con todo, cree que «no fue algo improvisado» y que esto «no surge de la noche a la mañana», cuando «en el PP hay normas y órganos a los que uno se debe y las puertas abiertas para que en clave interna se manifieste lo que se considere oportuno», algo que aseguró nunca se hizo. «Si había malestar o desengaños, había cauces para plantear estas cuestiones y evitar el bochorno de la Diputación».

Sobre las causas de lo sucedido, considera que «no pueden agarrarse a la figura de la democracia interna y la libertad» ya que, recordó, el PP de Ávila es el único que elige a sus diputados por listas abiertas y que la decisión de elegir a Pablo Luis Gómez como candidato a la Presidencia fue aprobada por el comité electoral provincial y los respectivos de Castilla y León y nacional. Antolín Sanz apuntó que todavía no había tenido la oportunidad de hablar con Jesús Manuel Sánchez Cabrera ni con los otros diputados.Preguntado por los ánimos de Pablo Luis Gómez para seguir, aseguró que «tenía ilusión, ganas y compromiso y había hablado con todos los diputados, imáginense cómo se siente». Con todo, garantizó que «va a seguir trabajando por este partido donde le han mandatado los ciudadanos».