teatro

El Cronicón de Oña, de estreno a sus 27 años

La obra de teatro representa escenas del siglo XI vinculadas al nacimiento de Castilla y al monasterio de San Salvador

p. abascal - Actualizado: Guardado en: Castilla y León

El Cronicón de Oña sigue evolucionando y a sus veintisiete años se viste de nuevo de estreno. Cada año revive en el monasterio de San Salvador escenas del siglo XI vinculadas a su fundación y muy relacionadas con la creación de Castilla. Parte de los protagonistas, de una obra que dura cerca de dos horas y en la que los actores son vecinos de Oña, tuvieron relación directa con el cenobio hasta tal punto que sus restos aún reposan en la iglesia, que es panteón real y condal.

La principal novedad para la edición que hoy comienza y que durante cinco días colgará el cartel de «No hay billetes» es la incorporación de una nueva escena dedicada a San Íñigo, que fue el segundo abad del monasterio. Este año ha cobrado especial protagonismo, porque ha sido objeto de la edición de un libro sobre su vida, pero sobre todo por la apertura de su sepulcro para extraer una reliquia que se ha destinado al monasterio navarro de Leire. La coordinadora de «El Cronicón», Berta Tricio, ha explicado que han querido rendir homenaje al santo con una escena en las escalinatas que dan acceso al monasterio, que está abierta a todo el público y que sirve de «aperitivo» a lo que se puede ver en el interior.

Precisamente, dentro del monasterio se podrán apreciar también novedades, como el cambio de algunas actrices con papeles importantes, como la que representa a la abadesa o la que da vida a la infanta Doña Trigiria. La coordinadora ha explicado que es algo «normal» en esta reprsentación, porque tras muchos años es habitual que se cambien figurantes y, cada cierto tiempo, también actores de papeles principales. De hecho, es «parte de la esencia» del Cronicón, que resurge cada año por el esfuerzo de unas doscientas personas, más de un centenar sobre el escenario y el resto en tareas de apoyo, de esta pequeña localidad del norte de Burgos que, en la época de la fundación del monasterio, era un lugar fronterizo entre lo que serían después los reinos de Castilla y de Navarra.

Otra novedad de esta edición es la vuelta de Joaquín Hinojosa. El actor y director ha estado unos años apartado de la representación, que dirigía Amaya Curieses. Este año no sólo vuelve a dirigir la obra, sino que es el escritor del romance sobre San Iñigo que se representará en las escaleras del monasterio.

Toda la actualidad en portada

comentarios