Formación, la asignatura pendiente
Los empresarios leoneses no perdieron detalle - a.m.díez
foro abc

Formación, la asignatura pendiente

Actualizado:

Los empresarios de León lo tienen claro. La realidad de la provincia está marcada por un alto porcentaje de pequeñas empresas en las que la «falta de formación» para saber cómo enfrentarse al mercado sigue siendo una asignatura pendiente. Así lo trasladaron ayer durante el III Foro de Excelencia Empresarial organizado por ABC -en colaboración con La Nueva Crónica- y dirigido por los socios fundadores de la consultora Advalorem, Simeón Vadillo y Ana Fernández. Tras una exposición en la que se dibujó el escenario económico actual y las claves para alcanzar la excelencia en los negocios llegó el turno para los empresarios invitados al evento, que no dudaron a la hora de expresar sus principales preocupaciones.

El presidente de la Cámara de Comercio de León, Manuel Lamelas, fue el primero en tomar la palabra para asegurar que al empresariado local -y también en general- lo que más le inquieta es «arreglar» lo suyo. En esta línea, aseguró que «la crisis debe salir primero por nuestra puerta, por nuestra casa» para empezar a creer que existen posibilidades de «recuperación» para el país. En su opinión, hay cabida para el «optimismo», pero, para ello, los responsables de negocios -principales motores para el cambio- todavía necesitan «más apoyo». Aún así, apostó por «dejar a un lado lo negativo» y confiar en que el «esfuerzo» realizado durante los últimos años «haya valido la pena». «Las cifras de paro siguen siendo penosas, pero estamos saliendo lentamente de esta situación», subrayó.

El presidente de la Federación Leonesa de Empresarios (Fele), Javier Cepedano, fue el encargado de introducir el tema que se convirtió en la aportación más secundada de la jornada. Tal y como indicó, los empresarios -y en particular los de la provincia- cuentan con un problema de base, que es la «falta de formación» para conocer las claves que permitan sacar adelante su negocio. Algo que, en ocasiones, se traduce en «grandes dificultades» para afrontar el día a día.

Comunicación empresarial

Como solución, Cepedano apuntó hacia la puesta en marcha de «buenas políticas de comunicación entre empresarios». Es decir, por una puesta en común que facilite a las pequeñas empresas «saber» qué se van a encontrar en el mercado. «Hay que preparar al empresario, hay que enseñarle, porque la realidad es que hoy, cuando levantan la trapa de su negocio, su principal preocupación es pensar en cómo van a hacer sus pagos», subrayó. Este cambio debe ser liderado «por el sector privado» ya que, según dijo, para garantizar los mejores resultados el «peso del sector público tendría que ser mínimo».

El representante del Círculo Empresarial Leonés (CEL), José Manuel Casado, reforzó durante su intervención la urgencia de la «autoformación» para que las empresas puedan conseguir la ansiada «excelencia» y lograr su objetivo como «generadores de empleo y riqueza». Además, hizo hincapié en la necesidad de que el empresariado dé una «buena imagen» social. Para ello, consideró importante el trabajo casi desde cero, desde los propios centros educativos, que son la principal cantera de emprendedores, y también reclamó a los medios de comunicación que les echen un capote en esta materia y no «estigmaticen» su labor.

El Foro también dio pie a que los participantes expresaran su opinión sobre dos vías de ingresos fundamentales para la provincia, como es el caso de la minería y el sector turístico. Manuel Lamelas -que también es responsable del grupo minero Viloria, integrado por las empresas Alto Bierzo e Hijos de Baldomero García (HBG)- señaló que el carbón es «una fuente de riqueza muy mal aprovechada».

«La crisis galopante en la que aún estamos inmersos», según dijo, se ha sumado a la paralización «total o parcial» de este negocio, que «genera 400 millones de euros al año» y por el que ya «nadie tira, tenga la culpa quien la tenga». Dicho esto, aseguró que su intención no es «entrar en comparaciones», pero apuntó que «ha habido mucho dinero para la automoción» -que recordó que en la Comunidad se centra «en Valladolid»- y que él «aquí» no ve. Respecto al turismo, insistió en que, «como leonés», le da «pena» que esté «tan desaprovechado».

En este último punto fue en el que incidió José Luis Prada, responsable de Prada a Tope, quien advirtió de que el peor enemigo para el desarrollo económico -en este caso apoyado en el aprovechamiento turístico, pero también aplicado a otros ámbitos- es «la incultura» empresarial. Tal y como señaló, la idea generalizada es que «si existe una inversión, tiene que haber rendimientos». Sin embargo, «si se busca la riqueza inmediata, nos estaremos dedicando sólo al presente», reconoció. En su opinión, la búsqueda del beneficio momentáneo ha ganado terreno a la «excelencia» y por lo tanto al futuro, para el que consideró imprescindible tener mayor amplitud de miras. «Si sólo se invierte para paliar los problemas del día a día nunca se va a obtener un crecimiento sólido o a largo plazo», apuntó.

Respecto al sector minero -de gran peso para la comarca del Bierzo, donde él tiene su negocio- Prada señaló que «generó y dio mucho dinero» y esto permitió a la gente «vivir bien» durante un tiempo. Pese a esto, lanzó sus críticas hacia su modo de gestión ya que, según dijo, de sus beneficios «no se reinvirtió ni una peseta». Así, concluyó en que «como no se busque cada uno lo suyo, aquí no vamos a ninguna parte». Lamelas no pudo evitar pronunciarse en este momento, asegurando que ésa es únicamente la «opinión» de Prada y defendiendo la labor de los empresarios mineros, que aseguró que han hecho «lo que se ha podido».

Otro de los temas clave que se trataron en el Foro fue la necesidad de que el empresariado utilice las nuevas tecnologías como aliadas para alcanzar el máximo rendimiento de su negocio. En esta parte, la principal aportación la realizó el director general de Proconsi, Tomás Castro, quién subrayó la importancia de la formación «a todos los niveles». Tal y como indicó, es fundamental «sensibilizar a los empresarios en el uso de las nuevas tecnologías» y, principalmente, en su empleo «seguro». «En estos momentos existe una ignorancia total en este aspecto», afirmó.

Castro también apostó por desarrollar «a largo plazo, no a corto» y lamentó que actualmente haya muy pocos «verdaderos profesionales» porque «no ha existido la formación necesaria» para ello. «Se valora el dinero a corto plazo, sin pensar más allá y por ello España va a la cola en muchas cosas», añadió reforzando la opinión manifestada por alguno de los invitados al Foro. Dicho esto, el responsable de Proconsi lanzó un mensaje al Ejecutivo para que «deje de invertir» en aquellas infraestructuras que no resultan fundamentales para el desarrollo del país y a cambio inviertan «en empresas que creen valor» y lideren la salida de la situación actual. «Para mí, el Gobierno está vendiendo la moto a los empresarios y no está haciendo nada por su futuro», afirmó.