La Sociedad Alta Velocidad adelantará los 21 millones para conectar Renault con el «by-pass» de mercancías
Encuentro entre Pastor, Silván y De la Riva - ical
economía

La Sociedad Alta Velocidad adelantará los 21 millones para conectar Renault con el «by-pass» de mercancías

Actualizado:

La Sociedad Valladolid Alta Velocidad -compuesta al 50 por ciento por el Ministerio de Fomento y la otra mitad repartida entre la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Valladolid- se encargará de adelantar el dinero para ejecutar la conexión ferroviaria de las instalaciones de Renault con el 'by-pass' de mercancías en la variante. Tal y como informó el alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, el coste de la obra, que permitirá liberar los actuales terrenos de la antigua línea de Ariza, asciende a unos 21 millones de euros.

La actuación permitirá modificar la actual conexión que mantiene los talleres de Renfe con el nudo norte a través de una vía de tres hilos, y permitir así que los «trenes que sacan los coches de Renault puedan funcionar sin problemas».

Así lo puso de manifiesto el regidor tras el encuentro que mantuvieron en la tarde del lunes con la ministra de Fomento, Ana Pastor, y el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Antonio Silván. Un encuentro en el que el secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Rafael Catalá, quiso destacar «el ánimo de colaboración» de las distintas administraciones. «Una buena reunión de trabajo» en la que la ministra «ha dado la orden taxativa» de revisar los pliegos y sacar a concurso la actuación.

«Estamos trabajando en Valladolid las tres administraciones juntas con el esfuerzo de los presupuestos que cada uno puede aportar», añadió Catalá. «Vamos a trabajar en la valoración de suelos de la zona de Ariza y vamos a ver qué aprovechamientos se pueden obtener para así seguir financiando las actuaciones en la ciudad», declaró en declaraciones recogidas por Ical.

La previsión del Ayuntamiento era haber iniciado las obras a finales de año pasado para liberar el suelo en la zona de Ciudad de la Comunicación y poder ponerlo a la venta. De esta forma, la Sociedad Alta Velocidad lograría nuevos recursos con los que hacer frente al crédito sindicado de 400 millones, que deberá amortizar a partir de 2016, así como a los gastos de funcionamiento.

El próximo 14 de marzo termina el plazo de presentación de ofertas para las cinco empresas a las que se acudió por el procedimiento negociado y sin publicidad, tras quedar el concurso sin cubrir, de cara a realizar una valoración de los terrenos liberados por la actual línea de ferrocarril a su paso por la capital. A partir de ese momento habrá dos meses de plazo para realizar el estudio y «veremos cuál es la viabilidad», dijo De la Riva, que no descarta el soterramiento aunque sabe que «la situación económica no permite alegrías».

El primer edil comentó que, durante algún tiempo, los talleres y nuevos y los antiguos funcionarán simultáneamente puesto que «hay vagones a medias». Respecto a los edificios que se queden sin uso en el actual complejo de talleres «la idea es que se derribe todo lo que no presta servicio», señaló.