Los diez árboles que cautivaron a Félix Rodríguez de la Fuente
Olivo de San Esteban - abc
medio ambiente

Los diez árboles que cautivaron a Félix Rodríguez de la Fuente

Las comarcas salmantinas de la Sierra de Béjar y Entresierras ponen en marcha una ruta en homenaje al famoso naturalista

Actualizado:

Los olivos casi milenarios de San Esteban de la Sierra, el castaño de los mozos de Lagunilla, el roble herrero en El Cerro o los cipreses del Campo Santo de Montemayor del Río, todos en la provincia salmantina forman parte de la Ruta de Catedrales Vivas, que han puesto en marcha la Comarca de la Sierra de Béjar y Entresierras para homenajear al naturalista y comunicador Félix Rodríguez de la Fuente.

Su hija Odile, directora de la Fundación y del departamento de Árboles Monumentales de la Diputación de Valencia asiste este jueves a la presentación de la ruta puesta en marcha por la Fundación Tormes-EB de la mano del Grupo Acción Local ADRISS. El trabajo de documentación para la señalización de estos diez árboles «monumentales y singulares» comenzó hace un año. «Son ejemplares que por su edad, rareza o estética merecen una mirada contemplativa» como la que en su día hubieran tenido del famoso naturalista, señalan fuentes de la Fundación Tormes-EB. Precisamente junto a uno de los más impresionantes, por su enorme porte, la sequoia del Jardín El Bosque de Béjar, se descubrirá esta tarde una placa conmemorativa a Félix Rodríguez de la Fuente en un acto inaugural que contará con la música de Fernando Rubio y Manuela Salvado.