boberías económicas

Premio enemigo de la libertad 2015

El jurado quiere advertir a los taxistas, restauradores, comerciantes y vecinos de San Bartolomé de Tirajana que no se fíen de un político que los utiliza

gonzalo melián marrero - @g_melian - Actualizado: Guardado en: Canarias

Estamos en periodo de elecciones y son muchos los nuevos políticos que surgen dispuestos a recortar nuestras libertades y a meternos las manos en los bolsillos mientras nos dicen que lo hacen por nuestro bien. Por este motivo, esta columna ha creado el premio enemigo de la libertad, que este 2015 recae, en dura pugna con otros, en Alejandro Marichal, candidato a alcalde por Coalición Canaria en San Bartolomé de Tirajana.

El galardonado declara en su Facebook que hay que gravar con impuestos indirectos a los turistas que elijan el todo incluido, pues esto «es la primera piedra para empezar a cambiar el modelo turístico, es decir, el tipo de clientes que queremos para nuestra tierra». La razón que esgrime para esquilmarles es que «nos estamos cargando las pymes (...) apostando por el todo incluido, cuando es un producto totalmente dañino para el desarrollo de la economía local». Además, apunta que no lo dice él, sino «los propios taxistas, restaurantes, comercios, etc.».

El jurado considera que el premiado debería aprender que vivimos en un mundo donde la oferta turística es muy competitiva y sirve a los consumidores, es decir, a los turistas. Esta es una de las maravillas del mercado: no se consiguen clientes si no satisfacemos a otros individuos. Si existe el todo incluido es porque los turistas lo quieren, de otra forma no existiría. Dado que esto es así, son los empresarios que han apostado por esta modalidad, jugándose su dinero, los que más beneficios están obteniendo.

Sin embargo, esto no le gusta al candidato a alcalde de uno de los municipios más turísticos del archipiélago, pues no quiere que los turistas puedan elegir qué es lo que les conviene para sus vacaciones sino ser él quien corrija las preferencias a base de impuestos. No hay que ser un lumbreras para saber que la consecuencia de algo así no será la ayuda a las pequeñas o grandes empresas que no son capaces de satisfacer a la demanda de forma eficiente sino la pérdida de turistas en nuestras tierras, pues elegirán otros lugares donde no haya políticos que quieran cobrar de sus vacaciones. Por esta razón, algo así no sólo sería dañino para el municipio de San Bartolomé de Tirajana sino que también perjudicaría a toda la economía canaria.

Por último, el jurado quiere advertir a los taxistas, restauradores, comerciantes y vecinos de San Bartolomé de Tirajana que no se fíen de un político que los utiliza diciéndoles que les va a dar dinero a base de impuestos a terceros, pues estarán apoyando un saqueo que supondrá la ruina de sus negocios y el único beneficiado será nuestro premiado.

Toda la actualidad en portada

comentarios