Detenidas cinco personas por el atentado contra la Basílica del Pilar de Zaragoza

Actualizado:

La Policía ha detenido a cinco personas, dos de nacionalidad chilena, una española, una italiana y una argentina, en relación con el artefacto que estalló en la Basílica del Pilar de Zaragoza el pasado 2 de octubre, según ha informado el Ministerio del Interior a través de un comunicado.

Los detenidos de nacionalidad chilena, F.S.D y M.C.S, han sido arrestados en Barcelona, en la madrugada de este miércoles, como presuntos autores de la colocación del artefacto, por agentes de la comisaría general de información del Cuerpo Nacional de Policía de Madrid y Barcelona.

«Estas dos personas son muy conocidas por su historial delictivo en Chile», ha asegurado en los pasillos del Congreso el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. Según ha explicado, se trata de un hombre y una mujer que formaban parte de un comando anarquista muy bien organizado, «extremadamente peligroso» y con fuertes conexiones internacionales.

Según ha informado el ministro, la detenida de nacionalidad italiana habría desempeñado un papel de colaboradora, mientras que el de las otras dos personas arrestadas está aún pendiente de confirmar. En estos momentos se está procediendo al registro de los domicilios y no se descartan nuevas detenciones, puesto que la operación continúa abierta.

Lo que no han precisado es si se relaciona a estos mismos individuos con otro atentado muy similar que se produjo en febrero en la madrileña catedrla de La Almudena, que fue reivindicado por el mismo grupo, denominado «Comando Insurreccional Mateo Morral». Se trata de un grupo radical de corte anarquista. Tras el atentado contra la Basílica del Pilar, el comunicado reivindicativo que emitió a través de una página web amenazó con nuevas acciones. Tras calificar la Basílica del Pilar como «estandarte fascista», aseguró que templos «como éste no son y jamás serán lugares seguros».

El atentado contra la Basílica del Pilar se produjo el pasado 2 de octubre. El artefacto, de fabricación casera, provocó una fuerte explosión en el pasillo central del templo. No hubo heridos, porque casualmente unos minutos antes había sido cerrado el acceso a esa zona del templo, la del altar mayor y el coro. Aunque en el comunicado reivindicativo aseguraron que habían hecho llamadas de aviso previo a dos medios de comunicación locales y a la propia Basílica del Pilar, todos ellos lo negaron. Tanto los dos periódicos aludidos por los terroristas como la Basílica del Pilar indicaron que no habían recibido aviso alguno. El Cabildo del Pilar indicó igualmente que tampoco habían recibido amenazas previas.

La explosión destrozó varios de los bancos de madera ubicados frente al altar mayor, y llenó el templo de humo y restos de la explosión, que exigieron de intensas labores de limpieza.