Última Hora Los Mossos acuden a las escuelas a identificar a los responsables de los puntos de votación

exposición en el marq

Alicante, primera parada del tesoro que casi expolia Odissey

El tesoro recuperado a 1.100 metros de profundidad de la fragata Mercedes ante las costas gaditanas en 2007 está formado por unas 600.000 monedas

Detalle de las monedas rescatadas del pecio de la fragata Mercedes de la armada española - efe
Un hombre contempla una maqueta de Nuestra Señora de las Mercedes en el Marq - efe
Las autoridades contemplan una maqueta de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes - efe

El Museo Arqueológico de Alicante (MARQ) se ha convertido hoy en la primera parada de una preciada exposición itinerante en torno a 30.000 de las monedas que llevaba la fragata Mercedes cuando fue hundida hace dos siglos, el mayor tesoro hallado en la época moderna que fue recuperado tras su expolio por Odissey.

El tesoro recuperado a 1.100 metros de profundidad de la fragata Mercedes ante las costas gaditanas en 2007 por Odissey está formado por unas 600.000 monedas, la mayoría reales de a 8 y, en menor cantidad, escudos de oro (muchas de ellas apelmazadas en bloques), de las cuales se ha restaurado una pequeña parte, unas 40.000.

En una flotilla de cuatro buques, la Mercedes había partido de Montevideo cargada de monedas por los tributos acumulados de varios años y, a punto de alcanzar la costa, fue atacada por cuatro buques superiores de la Armada inglesa, pese a que era tiempo de paz tras el tratado de Amiens.

Según una de las comisarias de «El último viaje de la Fragata Mercedes», Susana García, la inteligencia inglesa en Madrid conoció que Manuel Godoy acababa de firmar un pacto secreto con Napoleón por el que España le ayudaría en su pugna con Inglaterra y le entregaría ese tesoro llegado de las Américas, ante lo cual atacaron para capturar buques y su valiosa mercancía.

La exposición del MARQ, que depende de la Diputación de Alicante, se divide en tres salas para explicar, respectivamente, este contexto histórico, las características de la nave y la vida de sus tripulantes más de 300 personas (sobrevivieron 48) y, por último, los avatares del expolio y el subsiguiente litigio internacional con la 'cazatesoros' Odissey.

Ya que de la Mercedes, se expoliaron las monedas «y poco más», el MARQ, Acción Cultural Española, los ministerio de Educación y Defensa, la Armada y los museos Arqueológico Nacional (MAN), Nacional de Arqueología Subacuática (ARQVA) y Naval, así como la Fundación Altadis, han aportado decenas de piezas coetáneas en una muestra patrocinada por la fundación Cajamurcia, Asisa y Suma Gestión Tributaria de la Diputación de Alicante.

Entre ellas dos retratos de los esposos Carlos IV y María Luisa de Parma de Francisco de Goya, además de otro de Godoy de Antonio Carnicero, así como documentos como el tratado de Amiens.

También una inmensa bandera rojigualda de 24 metros cuadrados usada en la batalla de Trafalgar y antecedente de la enseña nacional, ya que entonces sólo era distintiva de la Armada.

El subdirector general de Museos Estatales del Ministerio de Cultura, Miguel González Suela, ha afirmado que con esta exposición itinerante, de la que no se han desvelado siguientes destinos, supone que la fragata «cumpla su viaje inicial» y ha augurado un gran éxito para ver 30.000 de las 40.000 monedas ya restauradas.

El responsable del Ministerio ha destacado la colaboración de las «múltiples» instancias del Estado en la recuperación del tesoro expoliado por Odissey en defensa del patrimonio español y ha recordado los «infundios» de la cazatesoros por hacerse con una parte de la historia con el agravante de que el pecio se convirtió en «tumba inesperada de personas que merecen el respeto».

El director-técnico del MARQ, Manuel Olcina, ha destacado que la exposición refleja la doble tragedia que supuso el hundimiento y el expolio y, de la Diputación de Alicante, Juan Bautista Roselló ha enfatizado la alegría por ser el primer punto de destino de una colección que «toca un poco el orgullo patrio» por todo lo sucedido.

Por su parte, el director del Museo Naval, el almirante José Antonio González Carrión, ha destacado el mensaje que lanza la exposición de defensa del patrimonio sumergido, del que ha dicho que España es «la primera potencia mundial».

De eminente carácter divulgativo, la exposición se detiene en el proceso constructivo de la fragata en los astilleros de La Habana (1788), con 44,85 metros de eslora y 11,79 de manga para una tripulación de 282 personas más 18 oficiales y 23 pasajeros civiles, y, entre otros escenarios, recrea el despacho de su capitán, el comandante Goycoa, y una parte de la cubierta, con un cañón de la época incluido.

Toda la actualidad en portada

comentarios