Imagen de un cultivo afectado por la sequía en Alicante
Imagen de un cultivo afectado por la sequía en Alicante - JUAN CARLOS SOLER
METEOROLOGÍA

La provincia de Alicante sufre la peor sequía de la historia

Actualizado:

Alerta máxima por la ausencia de precipacitaciones. Las provincias de la Comunidad Valenciana y Murcia y en especial Alicante están viviendo en 2014 la peor sequía de su historia desde que hay registros, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), que señala que, sin embargo, este año zonas como Tenerife y La Gomera duplican o triplican su valor normal de precipitaciones.

Así, en el periodo comprendido entre el 1 de octubre de 2013 y el 9 de septiembre de 2014 ha llovido en el conjunto de España un valor medio de 570 litros por metro cuadrado, lo que representa un 7 por ciento por debajo del valor medio normal para el periodo de referencia (1971-2000), que son 616 litros por metro cuadrado.

Sin embargo, estas precipitaciones están "mal repartidas", según ha explicado a Europa Press la portavoz de la AEMET, Ana Casals, ya que Alicante "acumula la mayor sequía de su historia" mientras que Tenerife o La Gomera duplican las lluvias que normalmente suelen caer allí.

Los estragos de una sequía sin parangón en Alicante desde 1893 avanzan desde el campo a las ciudades, donde pueden causar problemas de abastecimiento a la población si no llueve pronto. En el campo han parcheado una situación dramática con el primer trasvase del Júcar al Vinalopó y han recurrido en agosto a riegos de emergencia para frenar la muerte de miles de árboles que se secan. Hay más de 12.000 agricultores sin poder regar, con restricciones de hasta el 85% y más de 50.000 hectáreas afectadas, sin perspectivas de mejoría.

De este modo, ha señalado que esto se debe a que la situación predominante es de oeste y que normalmente las borrascas circulan por latitudes más altas, mientras que este año están más bajas y más al oeste de la Península Ibérica, lo que beneficia a las zonas occidentales donde dejan más agua. Por el contrario, perjudica a las orientales, ya que estas borrascas, al llegar a las cadenas montañosas paralelas a la costa precipitan del todo y, una vez bajan la ladera hacia el Mediterráneo las masas de aire llegan cálidas y muy secas.