Alicante

Alicante / sucesos

Un niño sufre un accidente de coche, un bar le invita a olivas por el susto y se atraganta con un hueso

Día 06/08/2013 - 17.18h
Temas relacionados

La rápida intervención de un policía local evitó que el menor se ahogara

Un agente de la Policía Local de El Campello ha evitado que un niño de cuatro años se ahogara al atragantarse con el hueso de una oliva, después de aplicar sobre el menor prácticas de primeros auxilios y conseguir que volviera a respirar, ya que estaba sin sentido, «amoratado» y con síntomas de perder la respiración «de forma brusca y repentina». Los hechos se produjeron en una cafetería de la localidad en la que una madre y sus dos hijos acudieron para «recuperarse» del «sobresalto» recibido por un accidente de tráfico «leve» que acababan de sufrir en la zona.

El siniestro solo provocó daños materiales en el vehículo, por lo que la mujer, conductora del coche, junto a sus dos hijos, de dos y cuatro años, acudió al establecimiento «para calmar el estado de nervios de la familia». Así, a la mujer se le proporcionó un vaso de agua, mientras que a los menores se les ofrecieron patatas fritas y olivas con hueso, uno de los cuales hizo que el pequeño se atragantara al quedársele en la tráquea, lo que le impedía respirar y que no respondiera porque quedó inconsciente. A la vista de la situación, los agentes que se encontraban en el lugar atendiendo el accidente de tráficointervinieron «directamente» con el pequeño. Uno de ellos cogió al menor en brazos y le practicó maniobras para tratar de reanimarlo, si bien no «obtenía éxito». La víctima comenzó a ponerse «amoratada» y no respiraba, por lo que el efectivo policial lo volteó, lo puso boca abajo y procedió a darle golpes «secos» en la espalda, que provocaron que el pequeño se tragara el hueso que le obstruía las vías respiratorias. Finalmente, el niño reaccionó y no precisó asistencia sanitaria.

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Comentarios:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.