Internacional

El violinista Wuilly Arteaga, detenido durante la huelga general en Venezuela

Más de 200 heridos y seis muertos, entre ellos un policía, en los dos días de paro contra el régimen de Maduro

Willy Arteaga, toca el violín durante una protesta en una imagen de archivo
Willy Arteaga, toca el violín durante una protesta en una imagen de archivo - Afp

Es una de las figuras emblemáticas de las movilizaciones populares en Caracas. Con su violín al hombro caminaba poniendo música a las marchas con la esperanza de calmar a las fieras militares que disparan a bulto o apuntando. A él, a Wuilly Moises Arteaga, conocido en el mundo como «El violinista» de Caracas, le avisaron el sábado pasado que se callara con un disparo que le dejó la boca y la mitad del rostro hinchada como una sandia. El muchacho, de 23 años, no hizo caso y volvió esta semana a las «trancas» (bloqueos o trincheras). El jueves le detuvo la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y ahora lo mantiene encerrado en un lugar que parece una broma de mal gusto: el Comando 433 de El Paraíso.

Desde entonces, la última comunicación que hizo fue a través de Twitter. En su cuenta aseguró que estaba bien después de vivir «una situación irregular con efectivos de la GNB» (Guardia nacional Bolivariana). «Gracias a Dios, Fuerza y Fe» concluyó.

Nadie ha podido hablar ni escribirse con él. Alfredo Romero, abogado del Foro Penal Venezolano intentó comprobar el estado de salud del músico pero le prohibieron el acceso al Comando 433 de la GNB donde estaría recluido. El letrado pudo informar que Gian Marco Centorame, otro músico que le suele acompañar y que fue detenido al mismo tiempo, fue puesto en libertad.

La prensa local insiste en que, antes de llegar al Comando mencionado, el violinista hizo escala en la prisión de Fuerte Tiuna, complejo militar o sede, entre otros, del Ministerio de Poder Popular para la Defensa, la Comandancia General del Ejército, el Batallon Bolivar y el Polígono de Tiro El Libertador. Lo que sucede en sus sótanos es un misterio.

Una grabación a la que tuvo acceso ABC registra la comunicación de personal de bomberos que atendió en un primer momento a los detenidos, «19 hombres y tres mujeres», heridos que, presuntamente, acompañaban al violinista cuando fue arrestado. El bombero se refiere a él como «el chamito del violín… Le dieron una parranda duro», comenta para referirse a la paliza. Tras detallar que la mayoría de los jóvenes padecía «el síndrome de mapache» (los ojos morados e hinchados por los golpes), advierte que pudieron suturar a algunos que tenían la cabeza abierta y coser el talón de otro que estaba desgarrado aunque, se lamenta,«no me dejaron que curara al resto» y explica por qué, a todos «los metieron en un camión y los llevaron para Fuerte Tiuna».

Más de 190 personas fueron arrestadas durante el paro el miércoles y cerca de 50 más durante el jueves, según la agencia Reuters. Hasta anoche, se habían registrado al menos cinco personas muertas en los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y manifestantes durante la huelga. A ellos se añade un policía que perdió la vida tras recibir un disparo en la cabeza durante una manifestación en el estado de Mérida, de acuerdo con el Ministerio Público.

Toda la actualidad en portada

comentarios