Viena desafía a Roma con la propuesta de conceder pasaporte a los italianos de Bolzano

Se reabre una cuestión con un siglo de antigüedad, con origen en la primera guerra mundial

CORRESPONSAL EN ROMAActualizado:

Austria desafía a Italia reabriendo una cuestión nacionalista con un siglo de antigüedad. El gobierno de Viena tiene el proyecto de dar pasaporte austriaco a los italianos de lengua alemana de la provincia autónoma de Bolzano-Alto Adige, limítrofe con Austria. En el futuro los atletas de esa región podrán participar en competiciones con la selección austriaca. La mayoría de la población de Bolzano (aproximadamente el 70 por 100) habla alemán, un cuarto es de lengua materna italiana, y una pequeña minoría utiliza el ladino, idioma de los judíos sefardíes, un grupo étnico que antes de la primera guerra mundial habitaba en los territorios del imperio austrohúngaro.

El plan surgió en diciembre pasado, tras formarse la coalición de gobierno entre los conservadores del Partido Popular y el ultraderechista y nacionalista Partido Libertad de Austria (FPO). La idea de Austria generó numerosas reacciones en Italia, la mayor parte muy contrarias por parte de políticos y de los miembros del gobierno italiano. Pareció que la iniciativa se congelaba, pero ahora la relanza el vicecanciller Heinz-Christian Strache, líder del partido de extrema derecha, FPO.

Un siglo de antigüedad

La cuestión de la autonomía de Bolzano – Alto Adige, más conocida como Tirol del sur, se remonta al 1919, año en que el imperio austrohúngaro cedió la zona al Reino de Italia, después de la derrota en la primera guerra mundial. Ya en esa época la mayor parte de los habitantes hablaba alemán y se sentía culturalmente próxima a la región austriaca del Tirol, uno de los nueve estados federados de Austria, el tercero en extensión y el quinto en población. Esa afinidad llevó a los habitantes de la provincia autónoma de Bolzano a preferir ser llamados sudtiroleses, de Tirol del Sur. La situación no cambió nunca, a pesar de los intentos del régimen fascista de Mussolini de «italianizar» la región. Hoy el 70 por 100 de la población habla alemán, porque son descendientes en su mayoría de los habitantes que había en la zona antes de que fuera cedida a Italia. Desde 1972, la región goza de una amplia autonomía.

Peligrosos fantasmas

Esta concesión de la nacionalidad austriaca forma parte de las ideas nacionalistas del Partido de la Libertad de Austria, nostálgico del imperio. El FPÖ considera que Austria es la patria de esos italianos del Tirol del Sur que hablan alemán, porque «la división de la madre patria fue injusta».

Obviamente, la propuesta austriaca ha causado hasta ahora una reacción hostil por parte de diversos políticos italianos, por considerarla poco realista. De todas formas, teniendo en cuenta que Italia cuenta ahora con un gobierno del que forma parte la Liga Norte, con buenas relaciones y sintonía con los nacionalistas austriacos, se ha producido una apertura hacia la posición de Viena. «Para nosotros las raíces históricas son un valor importante, comprendemos a los sudtiroleses y sus peticiones», ha dicho el secretario de la Liga Norte de la región. Sin embargo, el Partido Democrático de Bolzano es profundamente contrario a la propuesta: «Se parte de una idea equivocada, al pretender que puedan existir ciudadanos italianos de serie A y de serie B, en base a una presunta “línea de sangre”, lo cual nos recuerda a peligrosos fantasmas del pasado».