Venezuela acabó en el narcoestado al que parecía predestinada Colombia

Hugo Chávez movilizó a militares y jerarcas para ayudar a las FARC a exportar droga

MADRIDActualizado:

Hugo Chávez concibió el narcotráfico como política de Estado: como un modo de ayudar a las FARC colombianas, castigando así al Gobierno de Bogotá, contrario a sumarse a la liga de países bolivarianos que estaba constituyendo Chávez, y también como medio de guerra asimétrica contra Estados Unidos, pues enviando droga al enemigo del norte se dañaba a la sociedad estadounidense.

Podría decirse que entre 2000 y 2006 Chávez dejó operar principalmente a capos locales, que contaban con la ayuda de algunos mandos militares y gobernadores chavistas. El más notorio fue Walid Makled, que operaba su negocio amparado por los militares Luis Aguilarte y Ronald Blanco, entonces gobernadores de los estados fronterizos de Apure y Táchira, y por Luis Felipe Acosta Carlez, gobernador de Carabobo, donde se encuentra Puerto Cabello, dirigido por el almirante Carlos Aniasi.

Hacia 2006-2007 los militares, impulsados por el propio Chávez, comenzaron a tomar las riendas de esa actividad. Se produjo la detención y huida de Makled y el Cártel de los Soles comenzó a tomar cuerpo. Por esas fechas se produjo la reveladora entrevista entre Chávez y los líderes de las FARC que relata Leamsy Salazar, quien como jefe del operativo de seguridad del presidente pudo asistir a esos encuentros. En ellos Chávez negociaba directamente la compra de droga a la guerrilla colombiana.

El Plan Colombia de colaboración entre ese país y EE.UU. para combatir el narcotráfico estaba siendo muy efectivo y las FARC tenían cada vez más dificultades para sacar la droga hacia los mercados, por lo que Chávez les abrió las fronteras de Venezuela, que así se convirtió en la plataforma para el envío de los narcóticos hacia EE.UU. y Europa. Curiosamente, Washington puso un gran esfuerzo para impedir que, mediante el Plan Colombia, esa nación se convirtiera en un narcoestado, pero no se dio cuenta de que, ante su vista, Venezuela era el país que caía en ese precipicio.