Manuel Valls, exprimer ministro francés - AFP

Valls quiere ser candidato a diputado con el partido de Macron

El paso del exprimer ministro francés abre una nueva e insondable brecha entre las enfrentadas familias del socialismo francés

CORRESPONSAL EN PARÍSActualizado:

Manuel Valls, ex primer ministro socialista, aspira a presentarse como candidato a diputado en las elecciones de junio con la etiqueta de ¡En Marcha!, el partido social reformista de Emmanuel Macron, abriendo una nueva e insondable brecha entre las enfrentadas familias del socialismo francés.

En unas apresuradas declaraciones a RTL, primera cadena radiofónica privada, Valls ha justificado su aspiración en estos términos: «Porque soy republicano, porque soy de izquierdas, porque debe respetar mis compromisos de treinta años de vida política, deseo el triunfo de Emmanuel Macron. Por ese deseo estar en las listas de su partido como candidato a diputado en las elecciones legislativas del mes de junio pasado».

La «declaración de amor» de Valls ha sido recibida con discreta prudencia en el partido de Macron. Benjamin Griveaux, secretario general de «En Marcha», ha respondido a Valls en estos términos: «De momento no ha presentado su candidatura. Si desea integrarse en nuestro partido, debe respetar los procedimientos, como todo el mundo. Le quedan veinticuatro horas para presentar su candidatura, que será estudiada con el debido respeto, claro está».

Por parte de Valls, se trata de un nuevo y arriesgado giro político personal.

Durante una larga década, Valls aspiró a «reformar» el PS francés. Incluso llegó a proponer un cambio de nombre, sugiriendo la desaparición de la palabra «socialista». Proyecto fallido.

Abandonada aquella reforma, Valls se integró en el PS, aspirando a liderar su «reforma». Hasta que François Hollande lo nombró ministro del interior y primer ministro. Como jefe de gobierno, Valls rivalizó con Macron, aspirantes ambos a la sucesión de Hollande en el Elíseo.

Tras la renuncia de Hollande a su propia reelección, Valls presentó su candidatura como posible candidato del PS a la elección presidencial. Fue eliminado. Electores y militantes socialistas consideran a Valls como un «hombre muy de derechas».

Elegido su viejo rival como presidente de la República, Valls sigue alejándose del PS, aspirando a ser candidato a diputado, en las listas del partido de Macron. Tiene veinticuatro horas para cumplir con los requisitos «burocráticos».

La aventura personal de Valls corre el riesgo de seguir agrietando todas las crisis de todas las familias enfrentadas del socialismo francés. Familias que el mismo Valls consideró hace meses como «irreconciliables».