Tsipras, a la izquierda, con el presidente Pavlopoulos
Tsipras, a la izquierda, con el presidente Pavlopoulos - AFP

Tsipras propone una reforma constitucional populista para Grecia

El primer ministro quiere más referendos, más poderes para el presidente, y menos Parlamento

ATENASActualizado:

En un acto sin precedentes ante el Parlamento griego, bajo carteles con las palabras «Nueva Constitución», el primer ministro Alexis Tsipras hizo ayer un llamamiento a los ciudadanos griegos para llevar a cabo un amplio y abierto dialogo para una nueva Carta Magna «para conseguir una sociedad democrática y justa».

El primer ministro subrayó que tras 42 años de democracia en Grecia, «el bipartidismo y el clientismo estatal crecieron y aún más» durante los últimos años de la crisis. Y su gobierno tiene como lema «terminar con lo viejo» para cambiar el Estado y corregir sus defectos.

Tsipras afirmó que lo que él y su gobierno consideran que hay que reducir el proceso parlamentario, y afrontar la crisis política «mediante una revolución democrátic». En un claro alegato populista y asambleario, el primer ministro radical afirmó que quiere «un proceso con el pueblo, no entre las cuatro paredes del hemiciclo» y anunció un proceso público y popular a partir de septiembre con participación del pueblo en los ayuntamientos y administración local, con un dialogo con los ciudadanos. Después de llevarse a cabo asambleas en todo el país, continuará el proceso para que en primavera los partidos políticos puedan analizar las propuestas populares. «Estoy seguro de que habrá discusiones, nuevas ideas, grandes dilemas: no debemos temer estos dilemas, tenemos que tener en consideración lo que diga el pueblo» afirmó el jefe de gobierno..

Tsipras ha propuesto que se recoja en la Constitución la ley electoral proporcional, que aumenten los poderes del presidente para tener un papel mas importante y garantizar la estabilidad del país. Añadió que debe cambiar la ley sobre la responsabilidad de los ministros que tienen hasta ahora inmunidad durante el ejercicio de su cargo, y que deben reducirse los privilegios de los diputados, que no podrán ser elegidos más que dos veces con un máximo de 8 años, eliminando su inmunidad parlamentaria.

Propuso también la consolidación de las instituciones de la democracia directa con referendos consultivos, uno de los puntos esenciales del partido Syiriza y su comité central.