Internacional

Trump se enfrenta a una semana decisiva en el Congreso

El candidato a juez del Supremo y el director del FBI comparecen en el el legislativo, que también debe dar pasos decisivos sobre el desmantelamiento de la reforma sanitaria

Trump, su esposa e hijo, a su llegada al aeropuerto de Palm Beach, Florida, el pasado 17 de marzo
Trump, su esposa e hijo, a su llegada al aeropuerto de Palm Beach, Florida, el pasado 17 de marzo - AFP

Donald Trump ha disfrutado de un fin de semana de inusual tranquilidad, después de una semana -otra más- agitada. Se le ha visto jugar al golf en su propiedad de Mar-a-Lago, en Florida, la bautizada «Casa Blanca del Sur«, no ha tenido agenda oficial y le ha dado un respiro a su cuenta de Twitter. Quizá es el descanso del guerrero ante una semana clave para su presidencia, en la que se solaparán tres asuntos fundamentales: el arranque del proceso de confirmación de Neil Gorsuch como juez del Tribunal Supremo, la primera comparecencia en el Congreso sobre las interferencias de Rusia en las elecciones presidenciales y el desmantelamiento legislativo de la reforma sanitaria de Barack Obama, más conocida como Obamacare.

Este lunes, Gorsuch comparecerá por primera vez en el Congreso, en una declaración ante el Comité Judicial del Senado. La Cámara Alta tiene la potestad de confirmar la elección de Gorsuch, nominado por Donald Trump para completar la vacante que dejó hace más de un año el juez Antonin Scalia, un magistrado de corte conservador. La nueva composición del Supremo es un asunto clave en la presidencia de Trump. Se produce después del bloqueo por parte de los republicanos a Merrick Garland, el juez elegido por Obama para sustituir a Scalia. La mayoría conservadora en el Senado impidió durante trece meses que Garland, de corte progresista, se sometiera a una votación para esperar a que hubiera un nuevo presidente en la Casa Blanca, con la esperanza de evitar una mayoría liberal en el tribunal. La cobertura de la vacante en el Supremo fue un asunto clave en las elecciones y una de las razones por las que el voto conservador fue a parar a Trump.

Gorsuch comparecerá en el Senado durante cuatro días. Expondrá su visión de la alta judicatura, se someterá a las preguntas de los senadores y recibirá las opiniones a favor y en contra de varios testigos. Se espera que la minoría demócrata en el Senado le ponga en aprietos con preguntas sobre derecho al voto, matrimonio homosexual, aborto, regulación del acceso a armas, financiación electoral o medioambiente.

Gorsuch requerirá 60 votos para su confirmación. Los republicanos tienen una mayoría de 52 senadores, así que necesitará de ocho demócratas para acceder al Supremo. Un voto en contra en bloque de los demócratas contra el nominado de Trump no parece una opción, por el precio político que supondría para muchos legisladores en sus respectivos estados.

La interferencia de Rusia

El mismo día arrancará otro asunto de la máxima importancia, también en el Congreso. El Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes celebrará la primera vista sobre las interferencias de Rusia en las elecciones, quizá el asunto más polémico que ha salpicado a Trump desde su victoria en las urnas. La comunidad de inteligencia de EE.UU. ha constatado que el Kremlin intervino en las elecciones con ‘hackeos’ al partido demócrata con la intención de favorecer la victoria de Trump y uno de sus asesores más cercanos, Michael Flynn, tuvo que dimitir por sus contactos con Rusia antes y después de la campaña. Además, en las últimas semanas Trump ha echado más leña al fuego con acusaciones a su antecesor, Barack Obama, del que ha asegurado, sin pruebas, que ordenó el ‘pinchazo’ de la Torre Trump, la sede de su campaña electoral, durante la campaña. El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, llegó a citar informaciones que apuntaban a que Obama lo había hecho a través de la inteligencia británica, algo que Londres ha rechazado por completo y que ha creado un conflicto diplomático con Reino Unido. Trump no ha presentado evidencias, pero tampoco se ha retractado.

Varios altos cargos de la inteligencia, entre ellos el director del FBI, James Comey, comparecerán el lunes para echar luz sobre estos asuntos.

Más adelante en la semana, el jueves, está previsto que la Cámara de Representantes dé el primer impulso legislativo al desmantelamiento de Obamacare, un tema central de la campaña de Trump y una de las prioridades de las mayorías republicanas en el Congreso. La cámara baja someterá a votación una nueva reforma legislativa, liderada por su presidente, el republicano Paul Ryan. Durante las últimas semanas, varios legisladores habían mostrado sus dudas sobre su contenido, pero en los últimos días, las reuniones entre republicanos y Trump parecen haber dado un empujón al proyecto.

Toda la actualidad en portada

comentarios