Internacional

Los tres bomberos sevillanos detenidos en Grecia comparecen este sábado ante la Justicia en Lesbos

El juez de primera instancia decidirá si los voluntarios quedan en libertad sin cargos o si deben ingresar en prisión, acusados de violar la ley de Extranjería y de tráfico de personas, por ayudar en el rescate de inmigrantes ilegales

Un policía griego observa la llegada a Lesbos de una embarcación con inmigrantes ilegales y refugiados procedente de las costas turcas
Un policía griego observa la llegada a Lesbos de una embarcación con inmigrantes ilegales y refugiados procedente de las costas turcas - AFP
BEGOÑA CASTIELLA - bcastiella Corresponsal En Atenas - Actualizado: Guardado en: Internacional

Julio Latorre, Manuel Blanco y José Enrique -los tres bomberos voluntarios de Sevilla detenidos en Grecia, donde ayudaban en el rescate de emigrantes y refugiados procedentes de las costas turcas- se presentarán este sábado ante el juez de primera instancia de la isla de Lesbos. Los tres voluntarios de la organización Proem-Aid declararán tras haber escuchado los cargos en su contra expuestos por la Fiscalía en el Juzgado de la capital, Mitilini, junto a dos voluntarios más, miembros de la ONG danesa Team Humanity. Estos últimos son de origen árabe y tienen pasaporte danés, según información de los guardacostas griegos.

Los cinco voluntarios fueron arrestados en la madrugada del jueves y son acusados por la Fiscalía de Mitilini de un delito considerado grave, violar la Ley de Extranjería, así como de dos presuntos delitos de tráfico de personas, al ayudar a ingresar en Grecia a inmigrantes ilegales. Tres de ellos han sido también acusados de posesión ilegal de armas (pequeños cuchillos que se utilizan para cortar cabos).

Las autoridades griegas consideran que los cinco voluntarios, que viajaban en la embarcación de Team Humanity (una zodiac de 9 metros), se encontraban en la línea fronteriza marítima entre las aguas griegas y turcas, con intención de remolcar dos embarcaciones con inmigrantes ilegales hacia la costa griega. Los voluntarios, por su parte, sostienen que seguían un aviso de emergencia de una embarcación a la deriva entre los dos países y que, tras el aviso de los guardacostas, no se dieron a la fuga sino que pararon de inmediato los motores.

«Llegaron a Lesbos para salvar vidas, no para traficar con personas»

Desde su detención, los bomberos españoles han mantenido contacto constante tanto con su abogado griego, Járis Pétiskos, como con la Embajada de España en Grecia, que se comunica también con sus familias. El abogado Pétsikos ha explicado que el jueves los voluntarios pasaron a disposición judicial y han declarado ante el juez de instrucción.

El fiscal, por su parte, ha presentado los cargos de la acusación y este sábado será el juez de primera instancia quién decidirá si quedarán en libertad sin cargos o si deberán ingresar en prisión. También cabe la posibilidad de que sean liberados con cargos, por lo que tendrían que permanecer en la isla hasta que termine la instrucción. El abogado Petsikos ha insistido en que los españoles «niegan tener implicación alguna en un caso de tráfico de personas. Llegaron a Lesbos para salvar vidas, no para traficar con personas». Recordó que son profesionales que eligieron pedir un permiso para viajar como voluntarios a la isla.

Los tres bomberos españoles habían salido esa madrugada para ayudar en el rescate de inmigrantes en la embarcación de la ONG danesa, al haberse estropeado la suya, según informaciones procedentes de Mitilini. Las autoridades costeras griegas «tenían conocimiento de las actividades de la organización Proem-Aid», según su abogado. Esta ONG trabajaba sin causar problema alguno desde principios de diciembre y esperaba siempre en sus labores de rescate la presencia del servicio marítimo de salvamento griego.

Otros equipos de rescate

Socorristas voluntarios de diferentes países del mundo están siguiendo con interés y preocupación estas detenciones. Desde enero de 2015 se han registrado la llegada de más de 800.000 personas, entre refugiados sirios y otros inmigrantes. Todos ayudan en el salvamento, evitando que se ahoguen, dado que las autoridades griegas no dan abasto. Los guardacostas griegos quieren que las tripulaciones voluntarias efectúen sus tareas de salvamento siempre con su aprobación.

Mientras tanto, se calcula que más de un millón de sirios se encuentran en las cercanías de las costas turcas esperando el momento para poder entrar en Europa a través de las islas griegas.

Toda la actualidad en portada

comentarios