Manifestantes protestan en las calles de Berlín contra el ascenso en las urnas de los ultra AfD - EFE/ Vídeo: ATLAS

Elecciones Alemania 2017Tras su ascenso, el ultra AfD avisa: «¡Vamos a cazar a Merkel!»

Pedirán que se investigue la actuación de la canciller alemana durante la crisis de los refugiados

CORRESPONSAL EN BERLÍNActualizado:

Alrededor de mil manifestantes de extrema izquierda, apenas se conocieron los resultados de encuestas a pie de urna, se reunieron ante la sede de Alternativa para Alemania (AfD) en la calle Schillstrasse de Berlín, al grito de «No hay derecho a la propaganda nazi», «cerdos nazis» y «ya perdisteis la guerra». Son gritos a los que están acostumbrados los miembros de este partido anti euro y anti extranjeros, que con el 13% de los votos y unos 80 escaños celebraban su ingreso en el Bundestag, ajenos a la trifulca exterior.

Apenas comenzaron a desfilar sus líderes para hacer las primeras valoraciones, quedó en evidencia la división de tonos y contenidos en el partido, que ha sumado la fuerza de pequeños grupúsculos insignificantes electoralmente de forma independiente pero unidos por un mismo objetivo: sacar a Merkel de la Cancillería de Berlín.

«¡Vamos a recuperar el país para los alemanes!», arengó Alexander Gauland

El primero y más agresivo fue el ex cristianodemócrata Alexander Gauland que amenazó: «Este gobierno que se abrigue, porque vamos a ir a por él» y precisó que «vamos a cazar a Merkel». «¡Vamos a recuperar el país para los alemanes!», arengó, advirtiendo: «Somos la tercera fuerza en el Parlamento, ya ocupamos es lugar que un día tuvo la CDU y ¡desde ahí vamos a cambiarlo todo!». A su lado, la eurodiputada y nieta de un ministro de Finanzas de Adolf Hitler, Beatrix von Storch, guardaba silencio y prefería no atender a los periodistas.

Resultado de las elecciones federales de Alemania 2017
Resultado de las elecciones federales de Alemania 2017- ABC

En segundo lugar, las declaraciones de la cocandidata de AfD, Alice Weidel, rezumaban satisfacción, pero se esforzaban por guardar al menos una moderación institucional. «¡Gracias por este resultado fulminante que no esperábamos!», agradeció, al tiempo que mostraba la misma disposición de barrer a Merkel del mapa, pero desde la vía jurídica. Weidel anunció que la primera medida de su grupo parlamentario será abrir una comisión de investigación parlamentaria contra la canciller por presuntas violaciones legales durante la crisis migratoria de 2015. Repitió además que Merkel debería comparecer ante la Justicia para explicar por qué el Gobierno que dirige infringió la ley europea de asilo. «Tenemos un mandato electoral que nos da el valor, millones de votantes nos han dado su confianza para hacer una oposición constructiva y lo vamos a hacer», adelantó en un tono que difería del empleado por la gran ausente de la noche, la expresidenta del partido desplazada en el último congreso por el ala más radical, Frauke Petry.

Éxito problemático

«Este éxito es un estímulo para preparar el cambio de Gobierno en 2021», dijo Petry señalando al largo plazo e identificando el objetivo que se han propuesto el resto de partidos: que AfD no vuelva a estar en el Parlamento en la próxima legislatura. Anton Hofreither, presidente del grupo parlamentario de Los Verdes, calificó de «muy problemático» para el país el éxito de AfD, mientras que el candidato de La Izquierda, Dietmar Bartsch, opinó que son «personas que no tienen que estar en el Bundestag». Desde la CDU señalaban que «a partir de ahora no les bastará con insultar, tendrán que argumentar dentro de la normativa parlamentaria, y están perdidos porque no tienen una sola propuesta para este país».