El historiador Juan Cole
El historiador Juan Cole - FACEBOOK
Entrevista a Juan Cole

«Todavía es pronto para decir que las revoluciones árabes han fracasado»

Entrevista a Juan Cole, profesor de Historia en la Universidad de Michigan y prolífico bloguero sobre Oriente Medio

El Gobierno de George W. Bush pidió hasta en dos ocasiones investigar y recopilar información confidencial sobre Cole con el objetivo de desacreditarlo, según recogió «The New York Times»

Actualizado:

Pese a las guerras y la destrucción de los países implicados, John Ricardo I. «Juan» Cole (Albuquerque, EE.UU., 1952), profesor de Historia en la Universidad de Michigan y prolífico bloguero sobre asuntos contemporáneos de Oriente Medio, es todavía un optimista de las revoluciones árabes. En el libro «The New Arab», analiza el papel que jugaron los movimientos juveniles en Túnez, Egipto y Libia para derrocar a sus regímenes autoritarios. «Los jóvenes son la clave del rápido cambio político y social en los países árabes que han estado en crisis desde 2011», escribe Cole, aunque reconoce que «los jóvenes que hicieron las revoluciones pecaron de creer demasiado en un pensamiento mágico de la situación sin ser capaces de ganar elecciones».

Cole dejó de ser un perfecto desconocido con la invasión estadounidense de Irak en 2003: desde su blog «Informed Comment» desmontaba el relato de la administración Bush y de los principales medios estadounidenses sobre las bondades de la operación norteamericana. Años más tarde, en 2011, «The New York Times» recogió las acusaciones de un exfuncionario de la CIA de la administración Bush sobre que la Casa Blanca pidió hasta en dos ocasiones investigar y recopilar información confidencial sobre Cole con el objetivo de desacreditarlo.

Tres años después de publicar su libro The New Arabs, ¿no cree que pecó de optimista con la revolución?

Me sorprende que lo hayas leído. A menudo me dicen: “Señor Cole, los periodistas no tenemos tiempo para leer libros”. ¿Que si soy demasiado optimista cuando en realidad ha fracasado la Primavera Árabe? Es muy pronto para decirlo. Creo que pasa esto porque redes sociales e internet han subido la velocidad de todo. Antes solíamos tener 24 horas de ciclo informativo; ahora todo ocurre en una hora de ciclo informativo. A veces, se olvidan a los historiadores. Las Revolución Americana llegó en 1776, la guerra terminó en 1784 y la nueva constitución, en 1789. Llevó su tiempo cambiar el orden político después de estallar la revolución, lo mismo pasó con Francia y la Revolución de 1789 que tuvo muchas caras: Napoleón, la Restauración borbónica... Cinco, seis o siete años de las primaveras árabes no son demasiado. Se necesita un largo proceso para cambiar el orden político.

JAVIER TORRES

¿Eran religiosos los millennials de 2011 que se enfrentaron a sus regímenes?

Los grupos que he estado estudiando no son para nada grandes estudiosos del Corán, quizá son creyentes, pero el movimiento no es religioso. La mayoría vienen de familias de izquierdas, no necesariamente comunistas, que por ejemplo eran seguidores de Nasser (expresidente de Egipto). No tienen partido políticos al que pertenecer porque el gobierno los destruyó todos. Pero la actitud sigue con huelgas pidiendo pan para los pobres y dignidad. La gran mayoría de los que hicieron la revolución entre 2011 y 2013 quizá iban a la mezquita, pero no defendían un islam político y no eran grandes creyentes. El apoyo a Hermanos musulmanes no pasaba del 25% de esos jóvenes en Egipto. Creo que los partidos son más fuertes en las viejas generaciones que en las jóvenes. Los jóvenes tunecinos estaban sustancialmente más interesados en la religión que los otros. El movimiento que surgió en 2011 no es especialmente religioso, sino a favor de la dignidad.

¿Esos jóvenes que pedían dignidad en el Magreb se fueron por la falta de oportunidades?

No, es imposible. Hay millones, puede ser que los más influyentes en internet se hayan tenido que ir, pero la mayoría de los que estuvieron en Tahrir o Bardo siguen en sus países preocupados por sus futuros. No hablo de líderes, este movimiento fue muy fuerte en general más allá de los líderes. En Tahrir por ejemplo decían que no tenían auténticos líderes.

Muchas de las demandas de los indignados en España cristalizaron en un partido político: Podemos. ¿Han tenido las primaveras árabes algún fenómeno similar?

No, el problema en Oriente Medio es que no tienen una gran tradición de partidos. La política no se ha construido mediante partidos, nada que ver con un Podemos en Oriente Medio. Incluso en Túnez, el partido gobernante se formó en 2014. En Egipto Sisi dividió los partidos egipcios… El poder no ha estado en los parlamentos y la política de partidos es extremadamente débil. Esperamos que en Túnez especialmente estos partidos puedan consolidarse, pero no hay ningún partido mayoritario en el Parlamento que despierte el entusiasmo de los jóvenes. No hay ningun vínculo entre los indignados y Podemos con lo que está pasando en Oriente Medio y la generación del 2011. Por el contrario, en Túnez hay un incremento hombres de negocios sospechosamente asociados con el antiguo régimen en la esfera de influencia de Ennahda y Nida Tunes. La política de partidos no está aguantando muy bien en Oriente Medio.

¿Puede Ennahda volver a ganar en Túnez?

Sí, es posible que Ennahda vuelva a tomar el poder. Uno de mis argumentos es que hay una gran desconexión entre los millennials con la generación de mi edad y los que tienen mi edad, unos 60 y 70 años, con otras ideas de la política. Ennahda es un partido del Siglo XX, muy desconectado de la vida de los que tienen 20. Esta juventud sigue envuelta en política solo en la medida del veto al régimen ben ali, veto a Ennahda, veto a Mubarak y Morsi. Son muy buenos diciendo no. Con 25 años no tienen una visión política ni de cómo formar un gobierno. Seguramente no estarían de acuerdo con el gobierno. Mucha gente alrededor de la formación de un programa es mucho más difícil que hacer un diagnóstico. Quizá en diez años la situación cambie, pero de momento es irreal esperar que gente de 25 años se organice en partidos políticos.

No hay suficientes trabajos para la juventud árabe. ¿Tan mal está el estado de la Educación?

Las estadísticas indican que en algunos países, Egipto por ejemplo, hay más trabajo poco calificado. El gobierno egipcio produce demasiados con grado de bachiller en algunos trabajos. El sistema de educación no es muy bueno en general, hay muchas universidades basadas en memorizar y no en el pensamiento crítico. Los profesores no pueden dar una atención personalizada y las corporaciones internacionales se quejan de que no pueden formar a jóvenes del Magreb porque no están lo suficientemente cualificados. Se generan muchos titulados, pero no de la forma más adecuada. Otro problema es la corrupción y falta de inversión. Oriente Medio es una de las zonas con menor inversión extranjera directa: un importante indicador para el Banco Mundial y el FMI del potencial económico. Hay muchas razones para esto, pero una es que se piden sobornos para operar. Según varios cables de Wikileaks de la Administración de EE.UU., muchas empresas estadounidenses cancelaron proyectos en la zona por la práctica sistemática de pedir sobornos. La gran corrupción perjudica a la inversión y en la creación de puestos de trabajo. Egipto es un país extremadamente joven y proveer trabajos para todos los salidos del instituto o graduados que salen al mercado es extremadamente complicado.

Se ha asociado el terrorismo a los barrios más pobres, pero en Túnez cerca la mitad de los yihadistas tenía un título de grado superior.

Hay relativamente una alta correlación entre terrorismo con los estándares educativos y económicos de las clases medias. La gente piensa que la pobreza genera terrorismo. No parece ser el caso mayoritario: la pobreza extrema produce desesperación, rendición en la mayoría. Es alguien que siente que las mejoras son bloqueadas por el terrorismo. Con Ben Ali la implicación religiosa podía suponer ir a la cárcel, especialmente en las provincias donde existía un fuerte pensamiento en querer aspirar a más en el sistema tunecino. Es difícilmente comprensible que gente educada puede analizar las razones del fracaso de sus países. Eso no quita que mucha gente joven en Túnez que se unió a Daesh también viniera de las partes más pobres del país: las pequeñas poblaciones en el oeste donde no hay esperanzas económicas.

La ciudad de la revolución tunecina, Sidi Bouzid, sigue igual de pobre.

Sidi Bouzid no ha visto ninguna mejora desde la revolución: ha registrado protestas violentas contra el primer gobierno de Ennahda y también contra Nida Tounes. Si recordamos a la gente en Sidi Bouzid que atacó las sedes de Ennahda, eso no es fundamentalismo ideológico, sino indignación con su situación y enfadados con los radicales. Creo que algunos se unieron a Daesh no por ser fundamentalistas especialmente, sino para desafiar al establishment y por la gran insatisfacción que sentían. Me gustaría subrayar que el número de yihadistas en Túnez es significativo pero que 3.000 tunecinos es una minoría del país. En los países ricos hay una gran cantidad de grupos neonazis…La gran mayoría en Túnez no está para nada interesada en algo como Daesh, y de los que sí, no lo hacen mucho por ideología sino por desesperación.

¿Lo hacen por ganas de aventura?

Es como un videojuego, quieren aventuras. Están seducidos por organizaciones muy disruptivas. Uno de los errores de análisis desde Occidente es la creencia de que Daesh es popular en Oriente Medio. Todas las encuestas muestran que el 95% está muy asustado, especialmente los millenials que creen que Daesh supone una gran amenaza para la seguridad. Que el 0,01 por ciento se sienta atraído por unirse no quita que la gran gran mayoría esté muy en contra y busque que el Gobierno les proteja.

¿El wahabismo ha hecho rehén al islam como el sionismo al judaísmo?

No creo que el wahabismo haya capturado el islam, creo que muchos suníes son escépticos. Por otro lado, creo que el sionismo de un Estado para los judíos se ha convertido en 'mainstream'. Hay voces importantes de disenso, pero la mayoría apoya el proyecto de Estado judío. Los judíos millenials quizá apoyen per se al Estado, pero se muestran muy contrarios de la ocupación en Cisjordania, los judíos norteamericanos sienten una gran alienación con la política oficial de colonización de Cisjordania y apoyan una solución de dos Estados cuanto antes. Hay una gran preocupación en el sionismo estadounidense por la división entre los jóvenes judíos y el 'establishment' sionista.

El fanatismo siempre condena a los movimientos a su marginalización y si llega al país, lo lleva al aislamiento

No se llevaba muy bien con la administración de George W. Bush

La administración Bush no era muy fan de mi trabajo, no. Decidió invadir Irak. En aquella época, 2002-2003, muchos estadounidenses no conocían apenas nada sobre Irak. El número de hablantes de árabe era muy reducido. Fui uno de los pocos blogueros en oponerme, la Administración Bush es muy propagandística, diciendo que Sadam Husein era muy peligroso con sus armas de destrucción masiva y que había que exportar la democracia; que los iraquíes iban a estar encantados con la presencia de soldados estadounidense. Al principio de la ocupación ellos decían que todo iba a ir muy bien. La prensa americana compró ese mensaje salvo excepciones.Aprendí árabe y había escrito de la historia de Irak. He estado en esa zona durante mucho tiempo, los árabes son muy nacionalistas y querían deshacerse de una fuerza colonial como la estadounidense. ¿Que los iraquíes quieren ser ocupados? Es estúpido pensar eso. Solo tenían que leer periódicos locales tras la caída de Sadam y echarle un vistazo a las televisiones. En Washingtonstaban muy cabreados conmigo, aparentemente alguien en la Casa Blanca pidió a la agencia de inteligencia investigarme, cuando es ilegal hacerlo a ciudadanos estadounidenses. Fue un intento de encontrar algo que me desacreditara. Muchos se han dado cuenta de que la invasión fue un desastre, y que se difundieron muchas ideas falsas.

¿Es es el actual gobierno comparable al de George W. Bush?

Creo que es perfectamente posible que sigan ese comportamiento. Han dicho que los periodistas somo las peores personas. Trump le pidió a Comey encarcelar a los periodistas que publicaran cables de información clasificada. Esta actitud de la administración Bush se repite con Trump de que los periodistas hacen cosas ilegales es contraria con la decisión de Supremo con la primera enmienda, pero ciertamente algunas veces el Gobierno va a intentar usar su poder para suprimir el periodismo crítico.

H.R. McMaster
H.R. McMaster-REUTERS

¿Qué les parece James Mattis (Secretario de Defensa) y H. R. McMaster (Consejero de Seguridad Nacional)?

No estoy muy de acuerdo con Mattis ni McMaster (quien está en muchas quinielas para ser el próximo despedido por Trump) pero no son estúpidos ni mucho menos ignorantes. Tienen mucha experiencia en la región, no son erráticos a la manera de Trump, pueden analizar la situación y tomar una decisión racional. No conozco tanto de McMaster, pero desafortunadamente Mattis es muy anti-Irán. Incluso sugiere que Irán ha participado en la creación de ISIS para llevar al caos a la región. Esta es una teoría muy loca, es muy alarmante que Mattis diga eso. Más allá de eso, es un hombre experimentado.

Se habla mucho del radicalismo del islam. ¿Cualquier movimiento necesita tener una parte fanática para imponerse? ¿Es violento el islam?

El fanatismo es un error, existe en muchos movimientos y siempre es mala política. La política es compromiso. El fanatismo como una táctica siempre condena a los movimientos a su marginalización y a los países a su aislamiento. Es un error político llevar un movimiento hacia el fanatismo. Soy historiador y los historiadores no creen en las esencias eternas. Cada religión puede interpretarse de una forma distinta en cada época, no se puede decir islam es X. El islam es lo que hacen de esta religión los musulmanes, no muy diferente a lo que pasa con otras religiones. Todo el mundo piensa que el budismo es una religión de paz y meditación, y luego budistas aconsejaron a generales japonés que iniciaran los ataques que desataron la guerra del Pacífico. En el mundo musulmán hay terroristas, pero la violencia religiosa fue importante en el siglo XX, algunas acciones como en Croacia, la masacre de la derecha católica… como historiador no veo este tipo de preguntas, cada religión tiene su punto discordante.