Nicolás Maduro, durante su programa de televisión
Nicolás Maduro, durante su programa de televisión - EFE

La Asamblea de Venezuela destituye a Maduro por abandono del cargo

También convoca a elecciones presidenciales anticipadas pero su decisión está limitada por los órganos chavistas

CARACASActualizado:

La Asamblea Nacional de Venezuela ha aprobado por mayoría de 106 votos la declaración por abandono del cargo contra el presidente Nicolás Maduro, que es una destitución de facto, y convoca elecciones presidenciales ya, aunque la decisión parlamentaria está limitada por los poderes judicial y electoral controlados por el chavismo.

No obstante, el bloqueo oficialista al que se encuentra sometido el Legislativo, de mayoría opositora desde hace un año, logró este lunes a última hora, o sea antes del martes 10, poner contra las cuerdas al mandatario y cerrar las puertas constitucionalmente para evitar que el vicepresidente Tareck El Aissami lo reemplace hasta culminar su mandato en enero del 2019.

Pase lo que pase, y aunque la decisión del parlamento no progrese por la anulación que dicte el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y el Consejo Nacional Electoral, el parlamento ha logrado imponerse para la mayoría del 76% que quiere un cambio de gobierno según las encuestas, lo que a nivel internacional tiene un impacto importante.

Los minutos y las horas contaban además del número de 163 diputados de la Asamblea. El abandono del cargo presidencial se pudo sancionar el 14 de diciembre pero 3 diputados faltaron y no hubo quorum. Esta vez los 106 diputados no dejaron pasar la oportunidad de castigar a Maduro por los artículos 232 y 233 de la Constitución.

La presentación del único punto en orden del día de la Asamblea Nacional estuvo a cargo del diputado por el Zulia Juan Pablo Guanipa quien presentó las razones para determinar el abandono del cargo de Nicolás Maduro, como solución constitucional y una vía democrática para producir el cambio de gobierno que tanto urge para Venezuela.

Guanipa considera que es una «desgracia para este país que Nicolás Maduro sea presidente de la República. Qué necesidad tiene el pueblo de lograr que se produzca en el menor tiempo posible un cambio de gobierno. El Presidente de la República es responsable de los actos inherentes a su cargo y por eso vinimos al seno de la soberanía popular, al parlamento venezolano, al poder con más legitimidad de todos los poderes para declarar el abandono del cargo de Maduro».

El parlamentario añadió que la Constitución venezolana es específica al no considerar solo a la ausencia física como el abandono del cargo presidencial. «La doctrina ha sido clara al afirmar que el abandono del cargo no se resume a la ausencia física. El abandono es también el flagrante incumplimiento, grave, intencional, injustificado de los deberes establecidos en la Constitución. Por eso es totalmente pertinente declarar el abandono del cargo».

El diputado y expresidente de la Asamblea, Henry Ramos Allup, hizo gala de su brillante oratoria al calificar el gobierno de Maduro de «fallido y forajido». «Esta es una forma de resolver la profunda crisis en la que estamos inmersos». Reconoció que de inmediato no hay consecuencias de la destitución por abandono del cargo porque el TSJ y el CNE van a torpedear la decisión política parlamentaria.

Sin embargo, «nadie nos puede pedir que los parlamentarios abandonemos y no cumplamos con nuestro deber de sancionar y destituir a Maduro por abandono del cargo. Esto no es una simple retórica inútil de la oposición».

El acuerdo aprobado por el parlamento hace una larga lista de «considerandos» sobre la devastación económica, política, financiera y social que ha provocado el régimen y que justifican su destitución y nuevas elecciones. La contracción económica negativa es del 12% PIB y del 20% en el poder adquisitivo.

La directiva de la Asamblea Nacional remitirá el acuerdo a los organismos internacionales. Y el objetivo es recuperar la democracia perdida.