La sombra de violencia de la red de oligarcas rusos que amenaza la recuperación de Grecia

Se ha dictado una orden de captura a Iván Savvidis, el poderoso empresario ruso que interrumpió armado con un revólver un partido de fútbol de la Liga Griega, entre criticas al gobierno por la falta de orden público

Actualizado:

Grecia amaneció ayer lunes conmocionada con las imágenes del poderoso empresario Ivan Savvidis, presidente del equipo PAOK de Tesalónica, entrando armado y furibundo en el campo de futbol con cuatro de sus guardaespaldas en la noche del domingo. Savvidis interrumpió el partido en el minuto 90 del encuentro de la Superliga entre PAOK y AEK para protestar sobre la anulación del gol de Fernando Varela de su equipo y proferir amenazas. Finalmente este triste episodio ha terminado con la orden de detención de Savvidis y sus cuatro guardaespaldas por la policía y de no ser detenido en las próximas horas, con su posterior enjuiciamiento. Asimismo el viceministro de Deportes Yorgos Vasiliadis, tras reunirse con Alexis Tsipras, anunció horas después que se suspende la Liga griega por un tiempo indefinido.

Popular empresario en los años de crisis y admirador de Tsipras

Savvidis no es un ruso cualquiera: nació en 1959 en Santa (república soviética de Georgia) pero su familia proviene directamente de los griegos del Pondo, una región costera del Mar Negro. Por este origen tiene nacionalidad griega además de la rusa. Son muchos los griegos de familia del Pondo que viven en Grecia y más en la zona de Macedonia, por lo que la aceptación de este millonario fue muy rápida, ya que era un inversor de origen griego. Se trata de un empresario muy trabajador y poderoso que en Rusia, además de ser miembro de la Duma unos años y sargento mayor en el ejército soviético, se convirtió en el Director General de una empresa tabaquera, Donskoy Tabak, siendo también el fundador y presidente de una empresa agrónoma, Agrokom Group desde el 2004. Y presidió varios equipos de futbol (Rostov, SKA Rostov y Viktor Ponedelnik), manteniendo una importante actividad filantrópica. Se conoce su amistad con Putin y quienes le conocen hablan su tenacidad y dureza.

En el norte de Grecia es uno de los empresarios más populares y respetados: lleva ya varios años invirtiendo en el país y se dedicó a los temas que conocía: compró a un gobierno anterior una empresa de tabaco importante, SEKAP, adquiriendo además participaciones de varias industrias y de empresas de distribución, de alimentación agrónomas, cárnicas y de pesca. Adquirió varios periódicos, una licencia de televisión y un porcentaje de un canal televisivo. Compró y renovó por completo el mejor hotel de Tesalónica, el Macedonia Palace, así como el hotel Xenia Palliuri, se convirtió en el presidente del equipo de fútbol PAOK . Y recientemente ha tomado parte en el consorcio que se hará cargo del puerto de Tesalónica, privatizado en el mes de febrero de este año. Son muchos los que se benefician de su generosidad: en Rusia ayuda a su Federación de Billar y otros proyectos mientras que en Grecia su fundación restaura monasterios ortodoxos, financia proyectos culturales, educativos, científicos etc. y hasta una estatua de bronce de la Reina Olga de Grecia (bisabuela de la Reina Sofía) que se encuentra en el centro de Tesalónica.

La relación de Savvidis con los gobiernos griegos ha sido siempre la de un empresario millionario de origen griego con proyectos de inversión, es decir buena. La tuvo con los gobiernos anteriores y ahora con el gobierno de Alexis Tsipras. En una larga entrevista al diario Proto Thema, Savvidis aconsejó a los griegos que no dejaran a Tsipras, ya que es una garantía «para el éxito futuro» y le comparó favorablemente con Putin.

Furiosas reacciones en el mundo político

Maria Spiraki, la portavoz del partido conservador Nueva Democracia, líder de la oposición, afirma que “las cosas increíbles que estamos viendo en el futbol griego son otra triste muestra del declive y descrédito al que lleva el país la mentalidad de régimen de SYRIZA y ANEL (Griegos Independientes). Acontecimientos como los de los últimos días representan un insulto para los ciudadanos y dañan irreparablemente a Grecia en el extranjero”. El Vicepresidente de este partido, Adonis Georgiadis, criticó la postura de Savvidis en el campo de futbol, afirmando que “la imagen de un hombre que siente que puede hacer lo que quiera fue impactante. Alguien que tan descaradamente incumple la ley debe sentir que tiene algún tipo de privilegio”. El portavoz socialista Andreas Loverdos afirmó que tales incidentes no deben de ser tratados con tolerancia y recordó que el Ministro de Deportes Stávros Kondonis había anunciado medidas enérgicas contra la violencia en el deporte. “Este es otro completo fracaso por parte del gobierno”, concluyó.

Los observadores políticos por su parte consideran que incidentes de este tipo, así como supuestas intervenciones gubernamentales en temas judiciales, están alejando a posibles inversores y pueden llegar a dar la imagen de un país bananero en que los intereses privados de individuos privilegiados no cumplen con la ley vigente.