Refugiados tras llegar a la isla griega de Lesbos este jueves
Refugiados tras llegar a la isla griega de Lesbos este jueves - AFP
Crisis migratoria

Socorristas españoles en el infierno de los naufragios de Grecia

Los voluntarios de una ONG de Badalona en la isla de Lesbos salvan con sus dos motos de agua a 242 refugiados

«Ni los guardacostas ni los barcos de Frontex» estaban preparados para «ninguna tarea de salvamento ni de reanimación»

MadridActualizado:

El mar Egeo se convirtió en la tarde del miércoles en un infierno para los aproximadamente 300 emigrantes y refugiados de un barco que naufragó entre las costas de Turquía y la isla griega de Lesbos. Y un infierno fue también para los seis socorristas voluntarios de la ONG Proactiva Open Arms de Badalona (Barcelona) que acudieron al rescate. En esas mismas aguas otra veintena de personas ha perdido la vida en otros dos siniestros en las últimas horas.

Lograron salvar a 242, pero no pudieron impedir la muerte de ocho -entre ellos cinco niños- y la desaparición de otros sesenta. Los españoles llegaron al lugar del siniestro en motos de agua y se encontraron con unas 300 personas que no sabían nadar y equipados con chalecos salvavida falsos que no flotaban. Su testimonio refleja lo dramático de la situación y lo sorprendente de la falta de preparación de algunos especialistas para hacer frente a tragedias como esta, en la que se ha convertido en la principal vía de entrada de refugiados en Europa.

Los socorristas tuvieron que rescatar «una por una» a las personas que había en el mar y se vieron obligados a «seleccionar y priorizar». En primer lugar ayudaron a los niños, lo que convirtió la experiencia de los voluntarios en una tarea «muy dura», explicó a Efe Laura Lanuza, responsable de comunicación de la ONG. «La gente se les agarraba a las piernas», detalló, «desesperada por salvarse».

Los voluntarios trasladaron a los inmigrantes que rescataron con vida a los barcos de pescadores y a los guardacostas que había por la zona. Sin embargo, Lanuza lamentó que «ni los guardacostas ni los barcos de Frontex» estaban preparados para «ninguna tarea de salvamento ni de reanimación». Los socorristas españoles actuaron en sus dos motos de agua, obtenidas por una campaña de micromecenazgo.

Rebajas por mal tiempo

Los cadáveres recuperados son de cinco niños, dos hombres y una mujer. Los guardacostas buscaban ayer todavía a desaparecidos en la zona. Una tragedia por desgracia repetida en el Egeo. Los mafiosos, que emplean barcazas cada vez mayores, habían obligado a los refugiados en la costa turca a echarse al mar a punta de pistola, aseguró la televisión oficial griega.

La agencia de la ONU para los refugiados (Acnur) alerta de que las mafias que fletan las barcazas llegan a ofrecer a los emigrantes y refugiados pasajes a mitad de precio si realizan la travesía con mal tiempo, lo que multiplica el riesgo del viaje. De esta forma cada persona paga «solo» 1.100 o 1.400 euros, informa Reuters.

Una veintena de muertos más

Y la tragedia continua. Al menos 21 personas han muerto en dos nuevos naufragios ante las costas de las islas griegas de Kalymnos y Rodas, en el mar Egeo, mientras los guardacostas desconocen cuántas están desaparecidas.

Durante la madrugada del viernes un barco de madera en el que viajaban más de 100 personas se hundió en la zona marítima de las islas de Kalymnos y Kalolimnos, mientras otra barcaza estaba a la deriva en el norte de Rodas.