Gargol y Cheyenne habían bebido durante horas y consumido drogas, hasta que una discursión terminó de la forma más dramática
Gargol y Cheyenne habían bebido durante horas y consumido drogas, hasta que una discursión terminó de la forma más dramática - FACEBOOK

Un selfie incriminatorio en Facebook, clave para resolver el asesinato de una joven en Canadá

El cinturón negro de la joven de 21 años Cheyenne Rose Antoine, con el que aparecía en un selfie que se hizo con su amiga Brittney Gargol y que luego colgó en Facebook, dio la pista definitiva a los investigadores para culparla de su asesinato

WashingtonActualizado:

Como en las mejores series policiacas, un leve detalle puso al descubierto el rostro más descarnado de la realidad: Un selfie incriminatorio colgado en Facebook ha sido usado como prueba para condenar a Cheyenne Rose Antoine a siete años de prisión por homicidio involuntario tras estrangular a su amiga Brittney Gargol, de 18 años, en marzo de 2015. Todo ello sucedió en la localidad canadiense de Saskatoon, la ciudad más poblada del estado canadiense de Saskatchewan en el centro del país.

En concreto, como informa «The Telegraph» y medios locales como CBC Saskatoon, los investigadores usaron las entradas colgadas en Facebook seis horas antes de que el cuerpo de la víctima fuera encontrado para considerar a Cheyenne como sospechosa. Especialmente, un selfie incriminatorio publicado en Facebook.

Gargol y Cheyenne habían bebido durante horas y consumido drogas, hasta que una discursión terminó de la forma más dramática, según ha confesado a la Policía Cheyenne. La asesina confesa, sin embargo, ha asegurado no recordar nada de lo que sucedió aquella noche.

Un cinturón negro, la clave

Precisamente durante las investigaciones, la Policía encontró un cinturón negro perteneciente a Cheyenne cerca del cadáver de la víctima en una carretera próxima a un vertedero de las cercanías de Saskatoon.

Al principio, la joven de 21 años había contado a las autoridades que ambas habían estado bebiendo en varios locales antes de que su amiga lo dejara por un hombre desconocido. Sin embargo, a través de un soplo, la Policía fue informada de Cheyenne había confesado a una amiga el asesinato de Gargol así como mentido a su tío para encubrir esta muerte.

Además de un modo intencionado, Cheyenne había intentado confundir a las autoridades con nuevos post en Facebook en los que supuestamente se interrogaba sobre su paradero y mostraba una supuesta inquietud por no tener noticias.

Para el fiscal, Robin Ritter, ha sido «muy remarcable» la forma en que la Policía descubrió la clave para resolver el caso: «No hay duda de que esta joven tiene problemas y, por ello, es peligrosa», ha apuntado Ritter.

Por su parte, la abogada de Cheyenne ha lamentado «esta situación causada por el abuso en el uso del alcohol y las drogas». A lo que ha apuntado que su cliente tenía «algunos temas personales en los que no estaba de acuerdo con su amiga y, desafortunadamente, por la razón que fuera, derivó en esta lamantable situación».