Vladimir Putin y Raúl Castro durante una entrevista de 2015 en el Kremlin
Vladimir Putin y Raúl Castro durante una entrevista de 2015 en el Kremlin - Reuters
CLAVES DE LATINOAMÉRICA

Rusia vuelve a poner sus ojos en Cuba

Putin suple el petróleo que Venezuela deja de enviar a la isla caribeña

Actualizado:

Rusia vuelve a jugar la carta estratégica de Cuba, país a las puertas de Estados Unidos, y ha comenzado a suplir el petróleo que Venezuela, debido a la grave crisis infligida por el chavismo, ha dejado de enviar a la isla caribeña. Del éxito de La Habana en su proceso de apertura económica depende la estabilidad del régimen castrista, por lo que Moscú se apresta a subvencionar de nuevo a Cuba, como hizo durante la Guerra Fría, al menos mientras los cubanos encuentran vías de consolidación financiera.

A comienzos de mayo la petrolera estatal rusa Rosneft anunció un acuerdo con la empresa estatal cubana Cubametals para suministrar a la isla 250.000 toneladas de petróleo y productos refinados (alrededor de 1,8 millones de barriles). A mediados de mes debía llegar un primer cargamento, con 249.000 barriles de diésel. De acuerdo con Reuters, el suministro completo podría tener en el mercado un valor de 105 millones de dólares, si bien se supone que La Habana nunca lo acabará pagando, como tampoco paga el petróleo venezolano. Si tuviera fondos, en realidad podría recurrir a diversos productores.

Se trata de un claro salto cualitativo, pues entre 2010 y 2015 Rusia solo había enviado a la isla crudo y derivados por valor de 11,3 millones de dólares, cifra notablemente reducida teniendo en cuenta además que la mayor parte de esos años el precio del petróleo era aproximadamente el doble.

Más cerca de Mar-a-Lago

Aunque a comienzos de 2014 Moscú expresó interés en volver a Cuba –el ministro de Defensa, Sergei Shoigu, anunció la intención de contar de nuevo con una base militar en la isla, así como en Venezuela y Nicaragua–, las urgencias de entonces en Ucrania y luego en Siria aparcaron cualquier plan al respecto. El año pasado, Rusia volvió a comentar su deseo de «reabrir» bases en el exterior, y no descartó que la lista incluyera Cuba, donde hasta 2001 estuvo operativa la estación de radar de Lourdes (hoy tendría más cerca que nunca al presidente de EE.UU., dado que Donald Trump despacha muchos asuntos sensibles en Mar-a-Lago, su complejo hotelero en Miami). El notable aumento de la subvención petrolera por parte de Rusia es la primera expresión visible de ese regreso a Cuba.

Los pocos detalles dados acerca del acuerdo impiden determinar si se trata de un acuerdo para un único suministro o de si habrá continuidad en los envíos. El experto petrolero Antonio de la Cruz, director ejecutivo de Inter-American Trends, considera que muy probablemente Rusia continuará acudiendo en ayuda de Cuba en los meses en que Venezuela apenas pueda realizar sus contribuciones, que están siendo muy desiguales.

Problemas de suministro venezolano

Durante gran parte del mandato de Hugo Chávez, Venezuela estuvo regalando a Cuba (a cambio de asesores y médicos) unos 100.000 barriles diarios de petróleo y derivados, parte de los cuales el régimen cubano luego vendía en el mercado. En eso Venezuela sustituía el papel que había estado realizando la URSS durante la Guerra Fría. Terminada esta, Moscú retiró su ayuda y Cuba entró enn la década de 1990 en una situación económica especialmente difícil, de la que se recuperó gracias al apoyo de Chávez.

La crisis en que ahora se encuentra Venezuela ha hecho que los envíos a la isla hayan bajado a unos 60.000 barriles diarios, lo que supone una reducción del 40%. Eso supone que Cuba ya no puede mantener las ventas al exterior que luego realizaba, de forma que en 2016 tuvo unos ingresos por ese concepto de apenas 15 millones de dólares, frente a los 500 millones que obtenía en 2013, antes de la abrupta caída de los precios del crudo (un descenso del 97%).

El envío de petróleo no es una acción puntual, sino parte de una estrategia; muestra el renovado interés de Moscú por Cuba»Antonio de la Cruz, experto petrolero

Las entregas, además, son intermitentes, de manera que la insuficiencia de combustible ha llevado en Cuba al incremento de los racionamientos eléctricos, por falta de diésel, y al racionamiento de gasolina de alto octanaje. Para resolver esa intermitencia y evitar la paralización de la planta de la refinería de Cienfuegos, Cuba llega ahora a ese acuerdo con Rusia. Antonio de la Cruz cree que la mayor parte del suministro ruso será de diésel, mientras que los envíos venezolanos se concentrarán sobre todo en crudo destinado a Cienfuegos. «No sabemos cuánto se alargará en el tiempo la ayuda petrolera rusa, pero no se trata de una acción puntual, sino que forma parte de una estrategia; muestra el renovado interés de Moscú por Cuba», afirma el experto.

Entrada en el Banco Centroamericano

El complicado futuro de Venezuela está obligando a La Habana a realizar un esfuerzo por encontrar fuentes de financiación alternativas y diversificadas. Así, Cuba espera mejorar su difícil acceso a créditos –afectado por su historial de no pago de deuda, siempre confiando en condonaciones– con su entrada en el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), primera organización financiera regional a la que se incorpora. La aceptación de los demás países miembros se produjo en abril y a partir de ahora Cuba tendrá derecho a préstamos destinados especialmente a infraestructuras.

También ha habido una aproximación al Banco Interamericano de Desarrollo (BID), con sede en Washington, cuyo director recibió recientemente al embajador cubano en la capital estadounidense.

Además, se han multiplicado los contactos diplomáticos para lograr inversiones extranjeras. En su viaje a Madrid en abril, el canciller cubano Bruno Rodríguez ató el compromiso de una visita del Rey o del presidente del Gobierno español, se supone que en acompañía de empresarios, antes de la retirada de Raúl Castro, prevista para el próximo año.