Gran revés de Trump tras la derrota de su protegido acusado de abusos

Las denuncias de nueve mujeres y la campaña demócrata «por la dignidad» derrotan al candidato ultraconservador Roy Moore

La victoria del demócrata Doug Jones estrecha las diferencias en la cámara alta, que arroja ahora un 51-49 para los republicanos

Corresponsal en WashingtonActualizado:

Roy Moore, el candidato acorralado por las acusaciones acoso sexual lanzadas por nueve mujeres, el político ultramontano que había desafiado su momento más delicado negándose a la renuncia y dejando su suerte en manos de los habitantes de Alabama, hincó anoche la rodilla. Después de liderar casi todo el recuento, unos sorprendentes últimos minutos registraron un vuelco que llevó a la victoria final al demócrata Doug Jones, por una diferencia de menos de un punto. Suficiente para que el estado sureño, uno de los más conservadores y tradicionales del país, retire su respaldo a los republicanos en una elección al Senado por primera vez en 25 años y reduzca al mínimo el margen entre ambos partidos en la cámara alta, de sólo 51-49 a partir de enero.

Roy Moore llegaba a la elección muy apurado, en un enrarecido ambiente previo en el que las encuestas se contradecían más que nunca. La víspera, unos sondeos le otorgaban la victoria, y otros, favorecían a su rival demócrata. Finalmente, el desgaste de las acusaciones lanzadas por casi una decena de mujeres, que habían coincidido en relatar abusos del entonces joven Moore cuando ellas eran menores, hace una treintena de años, pasaron una factura decisiva al desafiante candidato ultraconservador.

La elección de Alabama debilita a Donald Trump, que había apostado abiertamente en Twitter por el controvertido ex juez, célebre por sus continuos desafíos, incluidas dos expulsiones por desobedecer las leyes federales. Su perfil de político rebelde indomable frente al sistema, además de un conocido rechazo a los matrimonios del mismo sexo y a la llegada de inmigrantes, le convertían en un nuevo «outsider» capaz de doblegar al «establishment» republicano, que le había retirado el apoyo cuando el escándalo de las denuncias sexuales salió a la luz. Los mensajes de respaldo de Trump fueron complementados los últimos días por su principal asesor ideológico y responsable de la victoria electoral, Steve Bannon, quien pronunció varios mítines pidiendo el voto para Moore.

Sin embargo, aunque por un estrecho margen, Alabama decidió anoche otorgar la confianza al candidato demócrata, haciendo buena su campaña «por la dignidad» frente a las acusaciones de mujeres, que contó con mensajes telefónicos de Barack Obama y de Joe Biden. La anunciada movilización del voto afroamericano en contra de Roy Moore resultó suficiente para provocar el cambio en el estado sureño.

Desde su cuenta de Twitter, Donald Trump felicitó al demócrata Jones por su victoria, después de una «disputada batalla», que atribuyó en parte a los llamados votos «write-in». Una modalidad según la cual el elector puede incorporar por escrito el nombre de su candidato elegido. Se calcula que en Alabama más de 20.000 sufragios habrían sido incorporados a las urnas de esta manera. Además de distanciarse de Moore, al que no citó, Trump advirtió de que los republicanos intentarán «recuperar» el puesto en el Senado en las elecciones del «midterm» (mitad de mandato) en 2018, cuando se renuevan parcialmente ambas cámaras. En el caso de Alabama, la elección celebrada ayer servía para cubrir el hueco dejado por Jeff Sessions, que abandonó la cámara alta para ocupar el puesto de Fiscal General, a propuesta de Trump.