Cordón policial en un crimen anterior en Estados Unidos
Cordón policial en un crimen anterior en Estados Unidos - Reuters

La Policía entra en una funeraria y usa un dedo de un asesinado para desbloquear su móvil

La operación buscaba resolver el crimen, pero no funcionó y únicamente logró desatar la indignación de la novia del finado

MiamiActualizado:

Las huellas dactilares de un hombre asesinado a tiros en Florida podrían haber sido claves para resolver su propio crimen. Agentes de policía entraron en una funeraria de la ciudad de Clearwater, en la costa oeste del estado del sol, y usaron los dedos del finado para tratar de desbloquear su teléfono móvil, como parte de la investigación del tiroteo en el que falleció, informaron medios locales.

El suceso tuvo lugar en marzo pasado, cuando dos detectives de la Policía de la localidad de Largo entraron en la funeraria Sylvan Abbey Funeral Home, en Clearwater, con un teléfono móvil que pertenecía al finado, Linus Phillip, de 30 años, e intentaron usar la huella dactilar de éste para desbloquearlo y acceder a la información.

No solo no lograron que el móvil reconociera la huella dactilar de su propietario, recogió el diario «Tampa Bay Times», sino que la novia del fallecido, Victoria Armstrong, de 28 años, que se encontraba allí, expresó su indignación por lo que consideró inapropiado y una falta de respeto por parte de los detectives.

El teniente de policía Randall Chaney dijo que resultaron infructuosos los intentos de desbloquear el teléfono y acceder a los en busca de información sobre el tiroteo en que murió Phillip, abatido por los agentes.

Sin «expectativa de privacidad» tras la muerte

Sobre si este tipo de acción no debería requerir una orden judicial para realizarse, Chaney señaló que no lo creía así, ya que «no se da una expectativa de privacidad después de la muerte».

Es, no obstante, una opinión polémica que entraña cuestiones éticas y legales y hasta de dignidad en la muerte, pero que varios expertos respaldan, agregó el rotativo.

Phillip fue abatido por la Policía en marzo pasado en una gasolinera de la localidad de Wawa, cuando trató de escapar en su auto de los agentes.