El Papa Francisco en una imagen de archivo
El Papa Francisco en una imagen de archivo - EFE
Internacional

El Papa Francisco conversa con un recolector de residuos de Argentina accidentado en su trabajo

El pontífice ha prometido a su interlocutor que «se conocerán cuando visite Argentina»

Buenos AiresActualizado:

El Papa Francisco ha hablado hoy vía telefónica con Maximiliano Roberto Acuña, un recolector de residuos de Argentina que perdió sus dos piernas el pasado 22 de marzo al sufrir un accidente de tráfico mientras trabajaba. Ahora, Acuña impulsa que se declare un día para homenajear a sus compañeros de trabajo.

La llamada se produjo hoy minutos antes de que Maximiliano Roberto Acuña, el destinatario de la comunicación, fuera homenajeado en un acto en la Legislatura de Buenos Aires, según informó La Alameda, una organización no gubernamental que preside el legislador Gustavo Vera, amigo personal de Jorge Mario Bergoglio.

«Íbamos en el coche al acto en la Legislatura y me suena el móvil desde un número privado, pensé que era un compañero de trabajo. Ahí lo primero que dije es quién habla. 'El papa Francisco'», ha relatado Acuña. «Sí, soy el papa Francisco, me mandó una carta un compañero (Gustavo Vera), me emocionó y me llegó mucho la fuerza que tenés», esas fueron las palabras del pontífice según Acuña, quien impulsa que el 22 de marzo sea reconocido como el Día del Recolector de Residuos.

Acuña, de 33 años, vive en la periferia de Buenos Aires, tiene cinco hijos y sufrió la amputación de sus piernas después de que su camión, con el cual recogía la basura, fuera embestido por un coche el pasado 22 de marzo.

Según el relato de Acuña, el Papa le prometió que cuando visite Argentina se conocerán y conversarán. «Siempre para adelante, que sos un ejemplo», le dijo Francisco a Acuña, quien fue homenajeado hoy en la Legislatura de Buenos Aires en un acto al que asistieron unos 400 trabajadores de la recolección de residuos.

En su mensaje al Papa, Vera le contó que Maximiliano no pidió subsidios ni lloró, sino sólo trabajo «para seguir manteniendo a su familia», y que «mantiene su buen humor y es un ejemplo de dignidad y amor a la vida».