Vídeo: La comunidad internacional rechaza la reelección de Nicolás Maduro

La oposición venezolana clama contra Zapatero: «O le están pagando muy bien o perdió el norte»

El expresidente dio por válidos los resultados de las «elecciones» de este domingo. Rajoy sostiene que «no se han respetado los mínimos estándares democráticos» y Sánchez reconoce su «empeño»

MadridActualizado:

El trabajo de José Luis Rodríguez Zapatero en Venezuela lleva tiempo en entredicho por su complicidad con Nicolás Maduro. Tras las últimas «elecciones» celebradas en el país, el expresidente del Gobierno se ha convertido en enemigo público de muchos venezolanos, que le piden que abandone sus labores de mediación: «O le están pagando muy bien o ha perdido el norte», denuncian desde la MUD (Mesa de la Unidad Democrática).

A comienzos del mes de abril, Zapatero se ofreció como «garante» para las elecciones presidenciales celebradas este domingo. Sin embargo, su trabajo sigue sin satisfacer a muchos venezolanos que le abuchearon a la salida de un colegio electoral. Preguntado por su autoridad para vigilar los comicios, el expresidente respondió: «Yo he estado mucho tiempo aquí, y vengo a observar».

J. M. Nieto
J. M. Nieto

En una entrevista con la Agencia Efe, Zapatero definió las elecciones como una jornada pacífica al mismo tiempo que ve «válido» que los candidatos derrotados puedan impugnar los resultados, una indefinición que tiene molesta a la oposición.

Luis Eduardo Manresa, secretario ejecutivo de la MUD en Madrid, dijo en declaraciones a Servimedia que al expresidente o «le están pagando muy bien o perdió el norte». «Zapatero le hizo muchísimo daño a la democracia española y, sobre todo, al PSOE», añadió este opositor venezolano, que se une al malestar de muchos de sus compatriotas residentes al otro lado del Atlántico.

Críticas desde Madrid

En Madrid, su actuación tampoco ha generado demasiados elogios. El presidente Mariano Rajoy escribió en Twitter que en estos últimos comicios «no se han respetado los mínimos estándares democráticos»: «España estudiará junto a sus socios europeos las medidas oportunas y seguirá trabajando para paliar el sufrimiento de los venezolanos», escribió el presidente.

Desde el PSOE, donde su papel de mediador también genera algunas dudas, Pedro Sánchez reconoció su «empeño» por encontrar una «solución dialogada» al conflicto en Venezuela. No obstante, al contrario que Zapatero, Sánchez no cree que se hayan respetado las mínimas garantías democráticas. Él sostiene en público y en privado que para celebrar elecciones libres sería necesario excarcelar a todos los presos políticos.

Por esa doble opinión –respetuosa con Zapatero pero crítica con los comicios–, en Ciudadanos acusan al PSOE de «legitimar la farsa». «No entendemos cómo puede dar apoyo y legitimar la farsa de ayer, es inexplicable», dijo Inés Arrimadas tras la reunión del Comité Ejecutivo de Ciudadanos.

En último lugar, ni siquiera Podemos celebra a pies juntillas el trabajo de Zapatero. El secretario de Organización de la formación, Pablo Echenique, aseguró «hay que esperar a ver qué dice» el expresidente del Gobierno para dirimir si las elecciones se han «desarrollado de manera correcta». «Más allá de que uno esté de acuerdo con las políticas que llevó a cabo... es un expresidente y una persona de prestigio», dijo en una entrevista con Onda Cero.