Theresa May pasa la mano por la espalda de Jean Claude Juncker el pasado día 20 en la cumbre europea
Theresa May pasa la mano por la espalda de Jean Claude Juncker el pasado día 20 en la cumbre europea - Afp

Una May «con ojeras» y «atormentada» suplicó ayuda a Juncker, según un medio alemán

El «Frankfurter Allgemeine Zeitung» asegura que la primera ministra británica reclamó alguna concesión ante la situación de desconcierto en su país, aunque el presidente de la Comisión ha rechazado la información por falsa

Actualizado:

No se puede decir que las cenas entre la primera ministra británica, Theresa May, y el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, sean un ejemplo de confidencialidad. Ya en la anterior que ambos celebraron, allá por abril, las filtraciones no tardaron en ver la luz y lo mismo ha ocurrido con esta última, celebrada el lunes pasado en Bruselas.

Hasta allí viajó May, de forma inesperada, para intentar desatascar personalmente las negociaciones del Brexit antes de la celebración del Consejo Europeo que comenzaba el jueves. Esperaba desbloquear una situación que parece encallada y, según el Frankfurter Allgemeine Zeitung alemán, la «premier» incluso le suplicó a Juncker alguna concesión por parte de la Unión Europea para no continuar en este punto muerto que está poniendo en el punto de mira a la propia May, a la que cada vez más le cuesta reafirmar su mandato.

Por eso, según este periódico, Juncker habría afirmado que vio a la primera ministra «atormentada», con «grandes ojeras», «ansiosa» e, incluso, «desalentada» ante la situación de desconcierto que atraviesa su país con el Brexit y que le está llevando a una enorme crisis interna dentro de su propio Gobierno, con dos bandos enfrentados que opinan distinto en cuanto a cómo deberían ser esas negociaciones.

Estas filtraciones han desatado, incluso, una guerra tuitera entre el ex jefe de gabinete de May, Nick Timothy, que fue despedido tras el varapalo electoral tory en las últimas elecciones, y el actual jefe de gabinete de Juncker, el alemán Martin Selmayr. El primero acusa directamente a Selmayr de estar detrás de estas filtraciones y de hacerlo para intentar boicotear las negociaciones del Brexit y así perjudicar la baza británica. La respuesta del alemán no pudo ser más clara, negando rotundamente estas acusaciones.

También refutó esta información el propio presidente de la Comisión Europea, tachándolas de falsas y rechazando que May apareciese con ese aspecto en la cena.

Sin comentarios en Downing Street

Desde donde no ha habido ningún comentario al respecto es desde el bando británico. En Downing Street no han querido ni confirmar ni desmentir que esto ocurriese y se limitaron a afirmar que no va a haber declaraciones al respecto.

Casi al mismo tiempo, la propia May actualizaba en el Parlamento de Westminster el estado de las negociaciones con Bruselas y se mostraba de forma sorpresiva muy positiva, llegando incluso a asegurar que el acuerdo con la Unión Europea se llegará a producir.